Importancia de la implementación de un Sistema de Gestión de la Innovación en una empresa

Santiago de Cuba, 20 de ago. – El contexto empresarial es hoy día a nivel mundial un entorno de constantes transformaciones científicas, tecnológicas e innovativas, es por ello que, de manera indiscutible las empresas cubanas no pueden mantenerse al margen de esa realidad, a lo que le agrega que en esa misma dinámica sus clientes, competidores y proveedores,  las convocan hacia miradas más actualizadas de sus procesos, productos y servicios.

Ahora bien, el planteamiento general de cualquier empresa del país hasta hace unas pocos años orientaba la prioridad hacia su perdurabilidad en el tiempo, pero, la realidad actual demuestra que no es suficiente esta óptica, todo lo cual queda respaldado por Decreto-Ley No. 252 con fecha 7 de agosto del 2007 “Sobre la continuidad y el fortalecimiento del Sistema de Dirección y Gestión Empresarial Cubano”, quien refiere en su Artículo 1: El presente Decreto-Ley tiene por objeto, en cumplimiento de la política del Estado y del Gobierno sobre el Perfeccionamiento Empresarial, establecer las regulaciones que rijan esta nueva etapa de su desarrollo, con la finalidad de lograr en las organizaciones superiores de dirección, empresas y otras entidades que se decida un significativo cambio en su organización interna, su gestión integral y resultados de eficiencia que les corresponde.

Por su parte, el Decreto 281 del 2007 “Reglamento para la implantación y consolidación del Sistema de Dirección y Gestión Empresarial Estatal”, establece que uno de los sistemas que compone el Sistema de Dirección y Gestiónes el Sistema de Gestión de la Innovación.

Desde esta perspectiva una empresa para enfocarse hacia  el proceso de innovación, en primera instancia tiene que  poseer determinados saberes en este aspecto y dentro de ellos: las tendencias del mercado, dónde  se requiere innovar, si posee capacidad técnico- profesional y financiera para ello, así como, los beneficios que esta le restituye, para que  esto pueda serviable y sostenible

Desde esta mirada, el modelo utilizado para el Sistema de Gestión de la Innovación, sostiene que la innovación es un proceso que relaciona áreas empresariales muy diversas, siguiendo la idea de que cualquier organización puede descomponerse en una serie de procesos:

Procesos Estratégicos: Aquellos que cubren las actividades estratégicas de la gestión de la innovación.

Procesos Clave (Básicos): Aquellos donde las actividades que se ejecutan promueve el desarrollo ascendente de la ciencia y la innovación, desde la concepción de la idea hasta la introducción de sus resultados e impacto, este último como nivel superior del desarrollo de su gestión.

Procesos de Apoyo: Aquellos que actúan como apoyo a los anteriores y son parte consustancial de ellos.

Los procesos anteriormente señalados si bien son interdependientes forman parte de un todo, en tanto, se encuentran interrelacionados entre sí, o sea, se complementan.

De esta forma, el proceso de innovación está definido por todos aquellos quehaceres que están relacionados con instaurar el desarrollo de nuevos o mejorados procesos, productos, diseños de envase y embalaje, servicios, entre otros, a partir de un variado ofrecimiento a sus clientes, con la intencionalidad de aumentar sus expectativas y el valor agregado de sus productos y servicios, todo lo cual se significa en que el proceso de innovación debe estar marcado por un enfoque de mercado muy claro, desde la detección de una oportunidad o necesidad insatisfecha hasta la satisfacción del cliente con el ofrecimiento de  nuevos o mejorados producto y servicios.

Lo anterior permite entender que innovación logra producir cambios positivos que dan lugar a un nuevo estado de desarrollo. Puede manifestarse de muchas formas, a través del impulso de nuevos conceptos organizativos, medios de distribución, comercialización o del diseño y a través de nuevos o mejorados procesos, productos y servicios. La base de esas innovaciones es la utilización económica y socialmente útil del conocimiento y las tecnologías.

Deja una respuesta