Inaugurada exposición fotográfica de la Boda Rebelde de Raúl y Vilma.

 
 
Santiago de Cuba, 29 ene.- A 60 años del matrimonio del entonces  Comandante Raúl Castro y Vilma Eespín, se muestra  la exposición fotográfica «Boda Rebelde, Idilio surgido en la manigua», en la sala transitoria del Memorial que perpetua la vida y obra de la Heroína de la Sierra y el LLano, en esta ciudad.
Una  veintena de instantaneas de los profesionales del lente Francisco Cano (Panchito) y de Humberto M. Pérez, junto a otras del archivo de la institución cultural santiaguera, de la Oficina de Asuntos Históricos del Consejo
de Estado y de la Galería Arte Santiago recogen la trascendental ceremonia efectuada el 26 de nero de 1959, en el Hotel Rancho Club, de la urbe oriental, como símbolo de una relación consagrada en el tiempo y paradigma  de la familia cubana.
  Acompañana a la muestra, el acta del matrimonio ante el doctor Juan Escalona Reguera, abogado y notario con jurisdicción en  El Cobre, que tuvo entre sus testigos a Asela de los Santos y  a Manuel Piñeiro, el par de zapatos utilizados por Vilma, un ejemplar de las invitaciones, una de las copas de cristal del brindis.
  Forman parte de la exposición la página del 29 de Noviembre del 2010 del libro de visitantes del Memorial Vilma Espín, firmada por el General de Ejército Raúl Castro, que cita»El 26 de Enero de 1959 en esta casa me puse un nuevo uniforme de guerrillero y me fui a la boda con Vilma … lo mejor y más lindo que hice toda mi vida»
 Otros momentos de la consagrada familia de los dos guerrilleros del II Frente Oriental Frank País García, con los hijos y los nietos, relación que resultó imprecedera, porque los unió los principios patrioticos, revolucionarios y éticos, y el amor.
     Las fotografías expuestas hasta el próximo 14 de Febrero, son el reflejo de la unión sagrada y sincera de los legendarios combatientes que con un profundo amor formaron una familia, que hoy es un ejemploa imitar por las presentes y futuras generaciones , acotó la destacada instructora de teatro.

Por: José Emilio Oliveros Seisdedos

Deja una respuesta