Inspecciones detectan deficiencias en cumplimento de medidas de ahorro en horario pico

En el mes de agosto, la Oficina Nacional para el Control del Uso Racional de la Energía (Onure) en la provincia de Santiago de Cuba realizó 356 inspecciones de contingencia energética en el sector estatal, en el horario denominado pico diurno y nocturno, y en esas detectaron 143 deficiencias

Como es bien conocido por la amplia divulgación que tiene el tema, ese lapso de tiempo comprende de 11 de la mañana a una de la tarde, el primero, y de seis de la tarde a 10 de la noche, el segundo, cuando ocurre la mayor demanda de electricidad.

Entre los principales problemas encontrados en las visitas de un personal especializado figura el incumplimiento del plan de medidas de ahorro establecido para ese periodo, con vistas a disminuir los consumos.

Por ejemplo, había hornos funcionando, cuando lo indicado es paralizar la totalidad de esos equipos, muy gastadores.

Directivos de la Onure señalaron a la Agencia Cubana de Noticias que también se detectaron casos que no realizaban las auto lecturas diarias y tampoco las auto inspecciones de la Bitácora de la energía eléctrica, documento que debe estar al día.

Otra insuficiencia hallada es la no actualización del levantamiento y acomodo de carga, todo lo cual conllevó a colectivos a sobrepasarse en lo planificado para el mes.

Al cierre de agosto la Onure en Santiago de Cuba realizó el control de auto lectura diaria a los 133 centros seleccionados como altos consumidores de la provincia y de ellos 21 incumplieron el plan.

Leticia Ramos Stivens, comunicadora de esa oficina en el territorio, señaló que debido a compleja situación económica del país, el sector estatal debe ajustarse a las cifras pactadas y velar y exigir por el cumplimiento de las medidas para el ahorro de los portadores energéticos.

Esas existen, insistió, solo queda cumplirlas y agregó a las antes mencionadas apagar los equipos de climatización en el llamado “pico”, excepto en los locales tecnológicos, en el caso de los que se ajustan a las cifras, y la no utilización en aquellas empresas que se exceden, por mencionar algunas.

Añadió, constatar la hermeticidad en los espacios climatizados y de los equipos de refrigeración, al tiempo de que no existan salideros de vapor, agua u otros fluidos, lámparas encendidas innecesariamente y que estas no presenten suciedad.

Deja una respuesta