La carrera de Comunicación Social anda de cumpleaños

Santiago de Cuba, 10 de sept. -El siglo XXI y la carrera de Comunicación Social de la Universidad de Oriente tienen la misma edad. Esta especialidad surgió como respuesta a una necesidad del territorio oriental, urgido de contar con profesionales capaces de contribuir a mejorar el funcionamiento de las organizaciones en un contexto adverso que requería transformaciones encauzadas a superar la situación de crisis de la etapa más dura del periodo especial. Su estreno fue atender el proceso de Universalización, un reto formidable donde los estudiantes y profesores se superaron a sí mismos

Quienes trabajaron en la carrera desde su inicio recuerdan con regocijo su primer gran desafío: concretar el sueño de Fidel Castro, el Líder Histórico de la Revolución, artífice de la Universalización, un proyecto descomunal que concedía a todas las personas interesadas en  transitar por la educación superior la posibilidad de hacerlo siempre que tuvieran las aptitudes requeridas. Fue un proceso tan masivo que la Carrera de Comunicación Social llegó a tener más estudiantes que todos los matriculados en las tres universidades existentes en Cuba antes del triunfo de la Revolución.

Desde su  nacimiento, en septiembre del 2000,  la carrera trabaja en  la formación de profesionales con un perfil amplio, capaces de integrar los diferentes ámbitos: el institucional, el comunitario, el mediático y el docente educativo. La especialidad surge con una concepción integral de la comunicación pública y de la formación humanística, cultural, política y teórico metodológico del comunicador. Por esta razón  se propone modelar profesionales con valores como el patriotismo, la laboriosidad, la responsabilidad, el humanismo y la sensibilidad estética.

A diferencia de otros países donde  la Comunicación Social se limita a una esfera: el periodismo, la publicidad  o las relaciones públicas; la carrera  se plantea formar comunicadores con un perfil ancho,  aptos para desenvolverse con éxito en diversas áreas del quehacer social. Este pensamiento  está en sintonía  con el desarrollo del nuevo modelo económico social que el país se traza como estrategia  de crecimiento.

La carrera, que cumple 19 años, entra en una etapa de madurez con la aplicación de un nuevo plan de estudios, el cual concibe al comunicador social como un profesional dotado de una base amplia que incluye su preparación político ideológico, teórico metodológica y cultural. Esa formación lo habilita para diseñar y gestionar proyectos encaminados a la intervención y la comprensión de fenómenossociales, económicos y culturales susceptibles de perfeccionamiento.

Comunicación Social comienza el muevo curso en condiciones de responder a las  exigencias  del nuevo modelo económico social cubano. Para cumplir sus objetivos cuenta con un equipo de quince docentes, la mayoría de ellos jóvenes. Este claustro, liderado por el profesor Ramiro Remón Lara, tiene la responsabilidad de adiestrar a más de  300 estudiantes de los cursos diurno y por encuentros. Se trata de un colectivo comprometido con la calidad, como corresponde a una carrera acreditada de una universidad  de Excelencia, la cual cumplirá 72 años el próximo 10 de octubre.

En el mundo actual la Comunicación Social es relevante. En el contexto cubano se reconoce su significación para la nación, criterio reiterado  por el Presidente cubano Miguel Díaz-Canel. El país definió como sus prioridades estratégicas la economía y la defensa, y en ambas  la comunicación es un participante necesario. El claustro de Comunicación Social de la Universidad de Oriente está consciente de su papel y tiene la  voluntad de contribuir con modestia, pero con firmeza, en un entorno complejo donde la comunicación tiene mucho por hacer.

Deja una respuesta