La cultura en ciencia, innovación tecnológica y medio ambiente

Santiago de Cuba, 22 de ene. – Las transformaciones de los procesos sociales nacionales y mundiales presionan cada día más a elevar la calidad de la educación de posgrado de los docentes de la Educación Técnica y Profesional, por cuanto, la educación y el desarrollo de la sociedad tienen lugar en un contexto social amplio, complejo y contradictorio, según los niveles de desarrollo económico, político y social de un país, todo lo cual se traduce en el mejoramiento de la calidad de vida de la sociedad, a través de un desarrollo sustentable y sostenible visto, en el sentido de asegurar y alcanzar la satisfacción continuada de las necesidades humanas en las generaciones presentes y futuras.

Al identificar el ideario dos grandes hombres: Martí y Fidel, que marcaron sus sentimientos en épocas distintas y con manifestación coincidente ante la equidad social de Latinoamérica y el mundo en su generalidad, en representación de toda una pléyade de pensadores de estas tierras, permite entender que de manera inminente se hace necesario el desarrollo una cultura general integral científica, innovativa, tecnológica y ambiental en todas las educaciones, con dirección importante en este particular hacia las ciencias pedagógicas de los perfiles técnicos.

Les compete entonces a esa comunidad pedagógica sembrar las inteligencias necesarias en este saber, a partir de construir los conocimientos, las habilidades y los valores que den respuestas a las necesidades sociales actuales y futuras del Sistema Empresarial Cubano.

Ahora bien, para el logro de estas intenciones los formadores de técnicos y obreros calificados deberán ser poseedores del saber que, saber hacer y saber ser (en materia de ciencia, innovación tecnológica y medio ambiente), de acuerdo con las demandas emergentes del sector empresarial en la actualidad y de la sociedad cubana en general.

Se precisa por tanto, una nueva mirada de la Educación Técnica y Profesional, en sintonía con las exigencias actuales y perspectivas del sector empresarial a nivel nacional y global, mediante un proceso formativo sistematizado de los docentes, que aporte el movimiento y desarrollo creciente de los saberes sobre ciencia, innovación tecnológica y medio ambiente  (saber que, saber hacer y saber ser),  todo lo cual les permitirá desempeñar con eficiencia el proceso pedagógico para con sus educandos, al adquirir una formación integral de esta cultura.

La escuela para la formación técnica y profesional como institución especializada que desarrolla el trabajo pedagógico general, tendiente a un objetivo esencial: preparar al hombre para la vida, es el contexto donde el educando desde la adquisición de los saberes de la profesión debe apropiarse de una cultura científica, tecnológica innovativa y ambientalista, que lo capacite para la adopción de futuras decisiones en la solución de problemas concretos  de la profesión, de manera creativa y dinámica, de acuerdo con las exigencias de la sociedad moderna.

Todo ello significa que si los docentes de la Educación Técnica y Profesional integran a su acervo esta cultura, su accionar permitirá alcanzar niveles cualitativamente superiores de desarrollo en sus educandos.

Deja una respuesta