La educación ambiental desde el enfoque histórico – cultural

Santiago de Cuba, 27 de mar. – Al referir el estudio de la actividad humana y el medio ambiente, así como, la función educadora que le es inherente, sugiere en primer término dar una mirada al contexto histórico -cultural de su desarrollo.

Desde las primeras civilizaciones hasta hoy día, el ser humano en su relación con su entorno, ha necesitado la instrucción y la creación de valores capaces de sustentar las transformaciones ambientales acaecidas, ya sea por sus designios o por factores ajenos a su voluntad.

Pese a ello, el ser humano, por muchos siglos, de cierta manera ha podido escapar de sus errores, dada su inteligencia como condición social, sin embargo, actualmente la situación se revierte de otra manera, de ahí la necesaria apertura de nuevas formas educativas para con el medio ambiente.

Es importante que el individuo conozca el desarrollo histórico del medio ambiente  y su concatenación hechológica, al descubrir los nudos esenciales que expresan la continuidad y rupturas en el desarrollo social.

El enfoque histórico- cultural es una teoría psicológica elaborada por L.S. Vygotsky en la primera mitad del siglo XX, con total vigencia en los momentos actuales, por cuanto, permite extensiones teóricas e otras ramas del saber social.

Para Vygotsky (…) el tiempo como  forma de existencia de la materia, es algo más que un postulado filosófico abstracto (…), interpreta el tiempo en el sentido del materialismo histórico: el tiempo humano es historia, es decir el proceso de desarrollo de la  sociedad; para entenderlo, el proceso de actividad, ante todo el de actividad productiva de las personas es fundamental (…)

El análisis de este enfoque indica que cualquier tipo de educación requiere  no sólo ser descubierta, sino estar desarrollada por la actividad humana y dentro de ella, la orientación conjunta de la formación de valores, distinguida por el compromiso,  el efecto y la responsabilidad mutua.

Al analizar la educación ambiental desde este enfoque en el plano pedagógico, significa al nivel  instructivo una fuente de desarrollo, en tanto le ofrece al educador y al educando, a través de la colaboración entre ambos, el descubrimiento de las contradicciones y el logro de respuestas en acciones teóricas y prácticas, al ser ellas el reflejo del problema real.

Este análisis desde el punto de vista social se significa en la obtención de una clara conciencia de las ideas que mueven el desarrollo social perspectivo de la humanidad, sobre la base de las condiciones sociohistóricas presentes.

En este proceso el individuo debe desarrollar el amor hacia el medio ambiente, de manera que lo identifique como ser humano, en íntima relación con la autoestima individual y social, todo lo cual le permite el desarrollo de la identidad cultural, conformada sobre la sobre la multiplicidad de ambientes en los cuales actúa, se desarrolla y crea.

Desde el punto de vista ambiental, el enfoque histórico – cultural significa además de tener claro cómo el conocimiento se conforma en el tiempo, de acuerdo con determinados recursos materiales y espirituales, L.S. Vygotsky fundamentó el concepto de zona de desarrollo próximo, que explica cómo la distancia entre el nivel real de desarrollo, determinado por la capacidad de resolver un problema, bajo la guía de un adulto, o en la colaboración con otro individuo más capaz.

Por su parte, la zona de desarrollo máximo, señala la potencialidad, posibilidad real de ampliar el ambiente, de crear tanto su aspecto material como espiritual. Por tanto, siempre existirá una zona, dada por las necesidades históricas concretas, donde la necesidad del hombre sirva de terreno para interpretar y corregir la balanza de la relación entre lo social y lo natural.

La educación ambiental desde el enfoque histórico – cultural
La educación ambiental desde el enfoque histórico – cultural

En fin de cuentas, es el medio espiritual que el individuo engrandece en la dialéctica entre lo social y lo natural,  que amplía constantemente en su concepción y delimitación del medio ambiente, a través de un proceso educativo. 

El análisis de la educación ambiental, desde el enfoque histórico- cultural, le permite al que se educa descubrir toda una serie de posibilidades, al desarrollar saberes (conocimientos, habilidades y valores) para transformar el entorno actual en que vive, que desde la salvaguarda de su identidad, pueda ofrecer cimientos firmes para generaciones venideras.

Por: Mayra Elena Salas Vinent.

Deja una respuesta