La Federación sigue vital como el primer día

Santiago de Cuba, 16 de mar. – La celebración el 23 de agosto de este año del aniversario 60 de la creación por Fidel de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC) inspira e impulsa cotidianamente a quienes han ganado un protagonismo decisivo en la vida socioeconómica, sobre la base de trabajo y talento, un derecho conquistado luego del triunfo de la Revolución.

Un derecho también muy merecido que empezó a tejerse desde la manigua redentora con la huella imperecedera de la estoica Mariana Grajales, y que sus continuadoras de hoy están dispuestas a salvaguardar contra viento y marea.

Pilar en ramas de alta sensibilidad como la salud, la educación y la investigación científica,disciplinada y responsable ante cada tarea por muy difícil que sea, sin dejar de ser amorosa y tierna, la mujer ha sido en estos años de duro bregar una revolución dentro de otra Revolución.

Sin embargo, antes de la victoria del Primero de Enero, en el ámbito laboral de Santiago de Cuba estaban empleadas unas ocho mil mujeres, la mayoría como domésticas, con un nivel cultural de apenas segundo grado, el que reinaba, como promedio, entre la población de la Isla en esa época. Un contraste verdaderamente abismal con el presente.

Como muestra del aprovechamiento de las oportunidades que les ha dado la Revolución y del alto nivel de equidad del cual disfrutan, ahora constituyen más del 60 por ciento de la fuerza profesional y técnica en esta región, un dato de referencia en cuanto a su calificación y protagonismo.

No extraña verlas asumiendo responsabilidades en diversas ramas, pues dirigen escuelas, policlínicos, empresas, universidades, fábricas; son más del50 por ciento de los directivos en la provincia santiaguera, aunque todavía enfrentan vestigios ancestrales que las limitan en cargos de toma de decisiones.

Y no solo son beneficiarias al tener derecho a un empleo decoroso, sino que logran otras ventajas como igual salario por trabajo igual, y empleo como base de la seguridad social, sin discriminación de ningún tipo, además de capacitación de toda índole.

Como una poderosa fuerza al servicio de la nación, han ido más lejos aún, al incorporarse a sectores no tradicionales, manejan tractores, cortan caña, asumen  alternativas como el trabajo por cuenta propia, y se retan a sí mismas en faenas de la agricultura, donde son cooperativistas o usufructuarias.

Para Yaquelín Segura, auxiliar de Educación en una escuela primaria, la Revolución primero las dignificó y después les brindó amplias perspectivas para acceder a profesiones, oficios y  puestos de labor, en los cuales son sensibles, disciplinadas y dedicadas.

La jurista Arianna Toledo considera un freno que impide desarrollar todas sus potencialidades, el bloqueo de los Estados Unidos contra Cuba, ya que esa ilegal política afecta todos los sectores de la sociedad, mucho más en estos tiempos en que se ha recrudecido con nuevas medidas muy crueles e injerencistas.

Sunilda Montes de Oca, secretaria general de la FMC en el municipio de Santiago de Cuba, señala que a las puertas de su aniversario 60 la organización femenina creceyse fortalece con la misma pasión del primer día e inspirada en su más insigne federada, la eterna presidenta Vilma Espín.

Hoy cumple otras misiones esenciales en la formación de las nuevas generaciones, en diversas acciones sociales y en el logro de la unidad del barrio, para contribuir a que este país siga siendo un bastión inexpugnable ante cualquier maniobra del enemigo imperialista, asevera Montes de Oca.

Deja una respuesta