La hondura popular de la cultura santiaguera

Santiago de Cuba, 1 de oct. –  Esta ciudad es una plaza fuerte en la cultura, con un rico acervo, reconocido en el país e internacionalmente, que ha trascendido luego del triunfo de la Revolución, sobre todo, por su calidad, hondura y alcance popular.

Atrás quedó la política cultural de los gobiernos burgueses, de carácter eminentemente simbólico,que servía para denotar la clase en el poder, con exponentes que no representaban  genuinamente la cultura nacional, sino más bien la foránea.

Era un arte de elite; el sentido de lo culto se apegaba al arte burgués universal y no se correspondía con el contenido popular de toda la cultura.

Sin ninguna atención especial y oficial hacia quienes cultivaban el arte por convicción o por azar, se introducían en el sistema mercantilista del momento tanto músicos, trovadores, escultores, artistas de la plástica.

Otro fenómeno eran las sociedades negras que defendían tradiciones afrocubanas y francohaitianas: la Tumba Francesa, La Caridad de Oriente, La Tahona, Cabildo Carabalí Olugo y Cabildo Carabalí Iguana, que de milagro subsistían.

La Revolución victoriosa representa, esencialmente, una Revolución social y cultural que estructuró todo un sistema  dirigido a satisfacer las necesidades culturales y fortalecer los rasgos más genuinos y auténticos de lo nacional.

Santiago de Cuba contribuyó de manera importante a este desarrollo; los artistas se organizaron en las entidadesque nacían al calor de los nuevos tiempos como la Unión de Escritores y Artistas de Cuba y la Asociación Hermanos Saíz.

Así se incentivó la creación de las instituciones culturales básicas, de acuerdo con las diversas manifestaciones artísticas y literarias, y comenzó a promoverse el arte y la literatura local a nivel nacional e internacional.

La concepción de la política cultural de la Revolución ha posibilitado la participación del pueblo en variados proyectos,  que benefician el arte y la cultura en toda su vastedad; abarcan desde la zona de montaña hasta el litoral, y  se dedican especialmente a los grupos vulnerables y a  la población penal.

Santiago de Cuba igualmente es escenario de eventos de trascendencia en la música, como los festivales Boleros de Oro, Internacional de Coros, Matamoros Son, de la trova Pepe Sánchez;  pero también ocurre en la plástica, en la danza y el teatro con el Festival Máscara de Caoba como el más significativo.

Antes de 1959 el patrimonio tangible se encontraba en manos de unos pocos, solo había algunas personalidades como Emilio Bacardí y Enrique Bofill interesadas en poner a disposición del gran  público, las obras patrimoniales de la localidad.

Ahora Santiago de Cuba cuenta  con más de 20 museos y salas expositivas, más 2 mil sitios y monumentos, 14 Monumentos Nacionales y dos Patrimonios Culturales de la Humanidad: Castillo San Pedro de la Roca (El Morro) (tangible) y Sociedad Tumba Francesa La Caridad de  Oriente (intangible),  más 60 archivos en instituciones, además del de municipio y provincia.

Uno de los renglones en los cuales se ha avanzado de manera más palpable es el medio audiovisual, como muestra también de los beneficios de los Programas de la Revolución.

Todo el desempeño cultural tiene un complemento importante en varias instituciones culturales de relieve nacional e internacional, como un hecho inédito y fruto de la Revolución, ejemplosla Casa del Caribe, Centro de Estudios Maceísta, Oficina del Conservador de la Ciudad, Centro Cultural Africano Fernando Ortiz, Fundación Caguayo…

Mención aparte merece el esfuerzo de los especialistas en el terreno investigativo, en las instituciones culturales, digno de reconocer, con la realización de eventos integradores de gran impacto, sobre todo en el pueblo.

Es, en resumen, una cultura que clasifica como sostén de la nación, porque la fortalece y defiende; condimentada de talento y tesón, con creaciones sui géneris y enorme heroicidad, que sintetizan la cubanía del santiaguero.

Deja una respuesta