La juventud es un arma cargada de futuro

Santiago de Cuba, 18 de jun. – La grandeza de dos hombres que coincidieron en su natalicio y sus principios como Antonio Maceo Grajales y Ernesto Che Guevara, determinó todo el decursar de la Asamblea de Balance de la Unión de Jóvenes Comunistas, que sesionó en la Casa de Altos Estudios Oriental.

El depósito de una ofrenda floral en el Monumento de los Mártires Universitarios tuvo la solemnidad habitual cuando se trata de no olvidar a quienes trazaron el camino de la Patria.

Minutos después el panel integrado por los doctores en ciencias  Nerys Rodríguez Matos, Manuel Fernández Carcasés y Lídice Duany ilustraron a través de argumentos muy sólidos, por qué dos figuras tan notables como Maceo y Che, no pueden quedar enclaustrados en imágenes y monumentos, sino lo necesario que es tomar su ejemplo en cada instante de la Historia de Cuba.

Luego cinco comisiones encontraron en los jóvenes el debate oportuno y la crítica necesaria. La #1 titulada “Papel de la juventud comunista universitaria en el modelo económico cubano: transformaciones e impacto en la sociedad actual”, hizo un análisis acerca de cómo los jóvenes contribuyen en la producción de alimentos.

Varios delegados destacaron la experiencia vivida en el municipio Guamá cuando se convocó a la recogida de tamarindos. Como expresó el Guerrillero Heroico «La revolución es algo que se lleva en el alma, no en la boca para vivir de ella».

Y es el llamado hecho desde todos los frentes en el cual los jóvenes deben protagonizar las principales tareas que se acometen en su entorno.

En la comisión #2 denominada “El profesional universitario que necesitamos: comprometido con la Revolución, integral y competente”, se defendió la premisa de que tanto profesor, estudiante y trabajador, tienen la responsabilidad de combatir cualquier agresión, delito o subversión contra nuestro país, o específicamente contra la Alma Máter oriental.

Los miembros de este grupo de trabajo coincidieron en continuar defendiendo los principios de la Revolución  y de formar parte de un centro de vital importancia para la formación de profesionales en la nación.

No menos entusiastas y enérgicos resultaron los delegados de la comisión #3  titulada “La UJC: Identidad, protagonismo, autonomía, liderazgo, participación, valores, proyecto de vida”.  Aquí los delegados reflexionaron críticamente acerca de cierto nivel de apatía existente entre los militantes y no militantes, cómo lograr transformar el espacio en el que nos encontramos y cuan identificados nos sentimos con la organización.

La juventud debe ser protagonista de las acciones que se llevan a cabo en la Universidad y en el país, y hay que estar claros de esa responsabilidad, manifestaron algunos militantes de esta mesa de trabajo.

Sentir que desde las rutas históricas, las caminatas y la visita a sitios de gran relevancia histórica y cultural, permite a los jóvenes tener un contacto necesario con el conocimiento y la memoria, marcó los debates de la comisión #4.

Con el título “Recreación sana y consumo cultural de los jóvenes”, los participantes propusieron encuentros que propicien un mayor acercamiento a lugares de interés histórico del territorio.

Se enfatizó en ser consumidores activos y consumir productos que satisfagan necesidades espirituales y cognoscitivas.

En la medida que seamos capaces de hacer un trabajo político ideológico serio y utilicemos las redes sociales para combatir la subversión del enemigo, estaremos en mejores condiciones para defendernos.

Esta idea fue aupada por los integrantes de la comisión  #5 denominada “El trabajo político ideológico y las nuevas tecnologías y las comunicaciones”.

Los delegados debatieron acerca de la importancia de que los militantes estén bien preparados políticamente, y no se dejen confundir por ideas falsas. Se defendió el criterio de ser activos en las redes y publicar las actividades que en los diferentes comités de base se realizan.

La secretaria de la UJC en la provincia Annia Poblador Serguera señaló que «estamos en el momento de ser una mejor organización y por ende, un mejor país».

«Eso solamente puede ser si logramos que cada joven nuestro tenga una tarea concreta desde la cual pueda construir desde el presente el futuro de la nación» aseveró la dirigente juvenil.

Ser militante es una cuestión de compromiso y responsabilidad con la Revolución, ese es el llamado hecho por la juventud comunista de la Universidad de Oriente

En el cierre de la Asamblea conocimos que la Máster en Ciencias Arianne Rodríguez González fue ratificada como secretaria de la UJC en la Universidad de Oriente como un reconocimiento a su meritorio trabajo al frente de la organización política.

También se eligieron 13 miembros del Comité UJC de la Casa de Altos Estudios con el objetivo de continuar el trabajo de esta organización política como vanguardia de las actividades que se llevan a cabo en la Universidad.

Fue una jornada marcada por el ejemplo de dos figuras como Maceo y Che en los cuales los militantes comunistas reconocen como adalides, de lo que debe ser un joven revolucionario en estos tiempos.

Deja una respuesta