La madre de todas las artes

Santiago de Cuba, 22 de ene. – El teatro, llamado con entero juicio la madre de todas las artes, hace su aparición según los estudiosos en el III milenio a.C. ya desde esta época los egipcios representaban escenas en honor del dios Osiris; en China los inicios  del teatro se remontan al II milenio a.C. y su mayor desarrollo tuvo lugar durante la dinastía Ming; mientras que en el Japón el teatro se inició en el siglo VII d.C. En el caso de Europa el teatro nace con los griegos, donde el culto a Dioniso propició espectáculos sacros. “El teatro español surge alineado al culto religioso. La misa, celebración litúrgica central en la religión cristiana, es por antonomasia un ‘drama’, una representación de la muerte y resurrección de Cristo.

De ahí la magnificencia del género al utilizar para su representación; la pintura, la música, la literatura y por sobre todas las cosas: El actor. 

Cuba no escapa de estos orígenes y sus primeras manifestaciones de arte teatral fueron los areítos, mezcla de poesía, música y danza con magia y religión, estos constituyeron  “la máxima expresión de nuestra cultura aborigen”. Con la conquista “nada quedó. Con la colonización española se heredaron también sus rasgos culturales. Iniciada la época colonial, la primera referencia teatral de que se tiene noticia data de 1520 fue una danza relacionada con las fiestas cristianas realizada en Santiago de Cuba por  Pedro de Santiago. 

A la par de la naciente burguesía y sus creaciones escénicas, los esclavos y negros libres también tenían la suyas, a pesar de que estas no eran aprobadas por los blancos, y estaban obligados a realizarlas en fiestas, ceremonias religiosas y sobre todo en el Día de Reyes estas liturgias afrocubanas deben ser reconocidas como la representación de las luchas y sincretismo cultural de los negros y esclavos discriminados”

Se considera como el primer dramaturgo cubano a Santiago Pita y Borroto, su obra El Príncipe Jardinero y fingido Cloridano fue representada en Sevilla España. El teatro cubano tiene en ese comienzo un digno representante del género.

Para los primeros intentos nacionales, merece especial atención la obra de Francisco Covarrubias, un formidable actor cuya extensa creación se apoyó en la cubanización de los modelos saineteros españoles, sus obras se fomentan a partir de la gestación de escenas de costumbres criollas con interpretación de canciones y arquetipos populares, como el negrito, personaje clave del teatro bufo cubano con un lenguaje eminentemente  popular, tantas adecuaciones le reconocer en su quehacer, el nacimiento oficial del teatro cubano”

En el quehacer teatral en Santiago de Cuba es el gran teatro Oriente y luego el Martí, quienes acogen a las principales figuras nacionales e internacionales que visitan la urbe, sin embargo el teatro callejero toma figura y forma con la gran cantidad de compañías que llegaban a la ciudad y las que ya estaban establecidas como las de Roberto Gutiérrez (Bolito) que se presentaba en el coliseo de trocha con sus gradas de madera y de donde emerge una singular anécdota para la escena Santiaguera.

Se cuenta que los entreactos eran protagonizados por Emilio Benavides Puentes quien mostraba dotes acrobáticas como bailarín y que el mote de diablo rojo se debe a el tatauaje de diablo que el propio bolito pintaba en su brazo, luego en una gira que hace con la compañía de bolito a Holguín se trajo el mote que lo acompañaría hasta muerte  

La trayectoria del teatro Santiaguero esta ocupada por nombre de actores y grupos teatrales así como  puestas en escenas como las de Papóbo del Teatro Guiñol Santiago, o la antológica Reina del Bachiche del conjunto dramático de oriente y que es la primera pieza en grande que estrena la actriz Nancy Campos, luego el Cabildo Teatral Santiago de Ramiro Herrero y Calibán Teatro de Oscar Vázquez  y Nora Hamzeh También Gestus ocupa lugar prominente y Arlequín de la directora Carmen Álvarez, Macubá de la principalísima Fátima Patterson, sin olvidar jamás al teatro de televisión que cada domingo transmitía Tele Rebelde Santiaguero con nombres y figuras de escritores, actores y técnicos imposibles de  nombrar, pero que dieron al género una lozanía y virtuosidad inolvidables en la impecable vida artística de nuestra provincia y algo mas allá

Otros grupos, muchos de los cuales no existen en la actualidad: Grupo experimental juvenil del indiscutible maestro y dramaturgo Reynaldo López o la Teatrova de María Eugenia y Augusto Blanca o el Teatro Espiral donde recuerdo a Erwin Dorado como iniciador del proyecto y al maestro de todos Félix Pérez Ortiz, que junto a Francisco Martínez, Erwin artigas y otros, entre lo que me cuento, dábamos vida al Teatro “Reflejo”

Nos llega una nueva celebración del día del teatro Cubano y con esta crónica no pretendo abarcar en absoluto ni historias ni leyendas, mucho menos proyectos y artistas, porque todo lo que se ha hecho y se hace en este sentido no cabria en estas cortas cuartillas, lo que si queda explicito, es el abrazo de Teatrero.

Deja una respuesta