La mejor ofrenda a Fidel a 60 años de la Revolución

Santiago de Cuba, 28 de dic.- Un pueblo más laborioso y rebelde y una ciudad más heroica y hospitalaria, donde prevalezca el espíritu de victoria, es la mejor ofrenda que los santiagueros ofrecen a nuestro líder histórico Fidel Castro, con motivo del advenimiento del aniversario 60 del triunfo de la Revolución cubana, el venidero Primero de Enero.

  La épica gesta que él lideró y venció tras derroche de coraje y sacrificio de su célebre Ejército Rebelde y de los bravos combatientes clandestinos, se inscribe como uno de los hechos más trascendentales de la historia del continente para orgullo de los nacidos en este archipiélago.

 Santiago de Cuba y sus hijos e hijas no olvidan el privilegio que le reservó la historia patria de haber sido protagonistas y testigos del día glorioso de la libertad, cuando en el Parque Céspedes, en el mismo corazón de la ciudad,  se proclamó la victoria  de las fuerzas rebeldes sobre la dictadura de Fulgencio Batista, para vivir un momento único, una alegría intensa que parecía no tener fin.

Foto de Internet

Ese primer día, del año 1959, el líder victorioso explicaba: ‘’No se trata de halagar demagógicamente a una localidad determinada, se trata, sencillamente, de que Santiago ha sido el baluarte más firme de la Revolución’’.

   Y entonces vaticinó lo que nunca dejó de ser: ‘’ En Santiago de Cuba y en la Sierra Maestra tendrá la Revolución sus dos mejores fortalezas’’

   Ante tanto honor, el supremo compromiso de los nacidos en esta legendaria tierra es mantenerse firmes, con la solidez ideológica como bandera, sin vulnerar un solo principio,  como un bastión inexpugnable donde se estrelle cualquier maniobra enemiga por destruir un proceso que tanta sangre ha costado.

   Hoy, cuando disfrutamos la libertad que llegó de los brazos de un enero oliendo a pólvora y a hidalguía  y tenemos a Fidel y a sus  valientes compañeros de armas en el corazón, hay un recuerdo sagrado para los mártires de la Patria que ofrendaron hasta su propia vida por la soberanía de la nación.

  Este es un pueblo agradecido hacia quienes se sacrificaron a tan alto precio, y como solo hay una manera de responder a ese altruista gesto, sus hombres y mujeres se empeñarán por seguir perfeccionando esta obra grandiosa con todos y para el bien de todos, como lo quería José Martí.

  Este momento en que hay alegría para disfrutar los éxitos de cada frente de trabajo, en un año de grandes esfuerzos por salir adelante, también es propicio para patentizar el compromiso de continuar en la primera línea del combate, siguiendo las huellas de quienes  nos antecedieron en el largo sendero hacia la soberanía plena.

  Especialmente los niños y jóvenes, el relevo que con mucho esmero se prepara para que nuestra bandera siempre ondee en lo más alto;  tienen una deuda muy grande con los que hicieron la historia y aún la engrandecen con su actuación, su magisterio y su ejemplo.

  Los actuales líderes de la Revolución cubana, inspirados en las ideas de Fidel y el ejemplo de Raúl, tendrán motivos para sentirse orgullosos de los santiagueros este Primero de Enero, cuando  la Patria celebra su fecha cumbre  con la mirada puesta en el porvenir, en el interés supremo de trabajar y luchar para que nuestro sui géneris proceso siga siendo irreversible y modelo para el mundo.

   Esa será la mejor ofrenda que Santiago, de rica tradición de lucha y aportes significativos en la construcción de la nueva sociedad, puede regarle a Cuba y a Fidel.

Por: Aída Quintero Dip.

Deja una respuesta