La orientación familiar desde el contexto educativo

Santiago de Cuba, 8 de ago. – Cuando nos referimos a la orientación familiar desde el contexto educativo, esta sugiere un enfoque preventivo, a través del asesoramiento a la familia,  con el propósito de transformar  los problemas que pudieran presentarse en el núcleo  familiar o en uno de sus miembros, aspecto que puede incidir en el desarrollo integral de la personalidad de los hijos.

Para ello, se precisa la utilización de técnicas y procedimientos que permitan conducir a la familia hacia la reflexión, sensibilización y asunción responsable de sus funciones, desde el ejercicio de los diferentes roles que integran el sistema familiar y de la misma manera, propiciar el crecimiento personal de cada uno de sus integrantes.

La orientación de la familia como institución formadora y potencializadora de los hijos es sumamente necesaria, por ello, hay que tener en cuenta que independientemente de que la labor educativa puede ser ejercida por varias instituciones sociales, su agente principal, es la escuela.

La institución escolar cuenta con un caudal de experiencias y un personal con adecuada preparación psicológica y pedagógica, para encauzar esta actividad en la cual median otros sistemas de influencias que pueden apoyarlas en su función.

Lo anterior permite entender la necesidad de una influencia más dinámica  por parte de esta institución sobre las familias, por cuanto, si la escuela es capaz de dirigir correctamente su labor orientativa, puede entonces llegar a convertirse realmente en el centro de influencia cultural en la comunidad donde esté enclavada.

La familia es la que influye educativamente en sus hijos, que puede ser de manera positiva o negativa, Es en el interior de la familia donde el niño recibe una serie de patrones educativos que van a ser la base de su comportamiento diario.

El estudio minucioso de la problemática familiar para un mejor manejo y entendimiento de la misma; en  la búsqueda de soluciones a los problemas que en ella se presenta, se constituye en reto para la orientación oportuna y sistemática que necesitan los padres en el ejercicio de su función educativa.

Es muy importante destacar  además, el papel de la escuela en la orientación de la familia en función de lograr una armonía en el sistema de influencias educativas que reciben sus hijos.

La relación escuela-familia  cuenta con una amplia historia desarrollada en diferentes sistemas sociales. En Cuba se ha institucionalizado como norma el trabajo de la escuela con la familia, el que se actualiza conforme con el perfeccionamiento continuo del sistema educativo, atemperado a los tiempos actuales, de acuerdo con los principios básicos de desarrollo socioeconómico del país.

Deja una respuesta