La participación como eje de desarrollo social

Santiago de Cuba, 29 de jun. – El término participación ha sido utilizado en diferentes ámbitos del saber: académicos, políticos, sociales, culturales etc., sin embargo, algunos lo reconocen como eje importante de cambio en la dinámica de la producción social.

En este sentido la participación sugiere el trabajo colectivo de varias personas, tanto en la determinación de algunos objetivos sociales, como en los caminos a seguir para lograrlos.

Para una mayor comprensión de lo expuesto anteriormente, se puede ejemplificar que una comunidad para resolver ciertos objetivos sociales es posible que para lograrlos demande el establecimiento de una relación de trabajo con profesionales de determinada rama del saber.

Se puede entender entonces la participación no sólo como la consulta usual de toda relación, sino como en encuentro de conocimientos, como forma de aprehensión de la realidad.

Por un lado, el experto que acompaña aporta información especializada y por otro, los comunitarios sus necesidades, expectativas y posibilidades, por cuanto, la participación es aceptar y reconocer al otro.

De la misma manera, se pudiera ejemplificar en el sector de producción y servicios donde ante la necesidad de desarrollar un determinado proceso o servicio, la empresa siente la necesidad de contratar expertos que contribuyan con sus conocimientos al logro de los objetivos trazados por dicha empresa.

Se hace evidente que la participación es un ingrediente importante en cualquier proceso social donde intervengan varios actores. De hecho este término ha sido heredado de las ciencias políticas, que ha reconocido la participación social como fundamento de una nueva etapa de la democracia: la democracia participativa.

La participación en los procesos colectivos de toma de decisiones se reconoce como uno de los ejes centrales de la construcción democrática de una sociedad y nuestro país es ejemplo de ello en toda su plenitud, el pueblo participa activamente en todo el desarrollo productivo de la sociedad.

Por su parte, los profesionales que se involucran en el desarrollo y aplicación de técnicas participativas para el desarrollo social reconocen que:

  • Los actores involucrados directamente en un problema son los que mejor conocen sus necesidades deseos y posibilidades,
  • Ante cualquier problema no existe una respuesta única y el conocimiento de la realidad se amplía y enriquece al involucrar distintos puntos de vista.
  • Existe una realidad social de relaciones más equitativas y transparentes,
  • En la mayoría de los casos se ponen en juego diferentes intereses que necesitan un proceso de negociación y acuerdos para lograr consensos  colectivos.

Deja una respuesta