La Patria cuenta invariablemente con sus mujeres

Santiago de Cuba, 20 de ene.- Mujeres que impresionan abundan en la geografía de  Santiago de Cuba, palpitan al compás de la Revolución, lo mismo en las calles de la Ciudad Héroe, en un hospital curando, salvando; en una escuela o la Universidad, enseñando, forjando; en la fábrica o en el surco, haciendo producir la tierra; fieles, fuertes, sin perder la ternura ni la sonrisa.

Son reconocidas con justeza  no únicamente como médicas, maestras u otras labores habituales, sino también como agricultoras, macheteras, en puestos no tradicionales, cargos de dirección o en función de delegadas y diputadas.

Se identifican por ser muy sensibles ante cada misión y a cada problema o adversidad le ponen el pecho hasta resolverlos, dando muestras de responsabilidad, capacidad y disciplina, sin dejar de estar atentas a la familia y a la educación de los hijos e hijas.

Para vivir este hoy de gloria y compromiso, hubo ayer patriotas en la manigua, bravas y guerreras que desafiaron la tiranía, en los días en que el feroz enemigo no tenía tregua contra todo lo que oliera a revolución, y no hacía distinción de si tenía delante un combatiente con faldas o con pantalones.

Unas y otras integran la galería de célebres cubanas de todos los tiempos, con sus virtudes y debilidades, con su fortaleza y su desaliento,  luchando contra los vestigios del pasado, pero con la misma estirpe que enalteció  la Patria, como  herederas de Mariana Grajales y de Vilma Espín.

Foto de Internet

 

   Y son agradecidas con un proceso sui géneris que tras el triunfo, el primero de enero de 1959, las dignificó primero, les dio igualdad y derechos, y abrió un horizontes de posibilidades para participar activamente y ser útiles a la sociedad.

  Hoy son también fieles al legado del eterno líder Fidel Castro, de los primeros en reconocer la valía  de este poderoso ejército en la edificación de la Cuba nueva y quien las calificara como una Revolución dentro de otra Revolución.

 

Meida Cueto Pineda. Foto de la autora.

Una de esas santiagueras es Meida Cueto Pineda, jubilada del sector del Comercio y la Gastronomía, pero útil todavía en la comunidad, donde emana ejemplo  como madre, abuela, vecina y veterana trabajadora comprometida con su tiempo, pues fue cocinera del Ejército Rebelde, cuando apenas era una niña.

Seré fiel hasta la muerte a esta Revolución y sigo al pie de la letra las enseñanzas recibidas de Vilma y de tantas mujeres valiosas que lo dieron todo por la defensa de la Patria, y de Fidel, quien fue el que más hizo por la justicia e igualdad que disfrutamos hoy, subraya.

OmaraHodelín Temó, médica del hospital general Juan Bruno Zayas, de esta ciudad y  única santiaguera que asistirá por vía directa al X Congreso de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC),  valora altamente el  manifiesto protagonismo  en todos los frentes del acontecer   socioeconómica, de un territorio que está dando aportes y ejemplo  a escala nacional, recalca.

  Vamos a celebrar, añade, el magno evento femenino  en marzo próximo con resultados que denotan la contribución decisiva  para que la  Revolución avance en su obra tan generosa y humana  y continúe siendo faro de luz para el mundo entero.

   Felicita Capote Delgado, dirigente de base de la FMC y combatiente, afirma  que las federadas de hoy siguen el camino de las fundadoras  e igual que la provincia santiaguera  resultó destacada en todo el proceso eleccionario del Poder Popular,  lo será el 24 de febrero para ratificar la nueva Constitución con el apoyo mayoritario del pueblo.

Enfatiza en que votarán por la Patria, por la Revolución, por Fidel y por sus hijos e hijas como una manera de ser consecuentes con la rica historia de la nación, esa historia tejida desde Carlos Manuel de Céspedes hasta Fidel con garantía de continuidad,  por la juventud firme y comprometidacon que contamos hoy.

Por: Aída Quintero Dip.

Deja una respuesta