La Revolución es vida para la mayoría de los cubanos

Por estos días en que se respira con mayor fuerza el aire de grandeza que simbolizó el triunfo de la Revolución cubana, el primero de enero de 1959, se juntan los recuerdos y se evoca con emoción a FayadJamís, por su conmovedor poema Por esta libertad, en el cual recalca que habrá que darlo todo.

En la antesala del aniversario 62 de esa gloriosa epopeya es posible afirmar que en estos años de duro bregar, de reveses y victorias, de genocida bloqueo, de resistencia heroica, de misiones, enfrentamiento a batallas y de generosa solidaridad, se mantiene la convicción de seguir dándolo todo, por esta libertad.

Es que la Revolución no es sencillamente un proceso, significa más, es la vida para la mayoría de los cubanos, muchos de los cuales desconocían antes de 1959 conceptos como decoro, inclusión, dignidad o unidad porque representaban irrealidades imposibles de lograr en un sistema anulador y renuente a la superación del ser humano en cualquier ámbito.

Era la Cuba cercenada y dependiente donde campeaba la discriminación racial y de todo tipo, y la mujer, por ejemplo, que podía a trabajar solo recibía el 20 por ciento del salario del hombre y ninguna familia no solvente podía imaginar siquiera que sus hijos fueran universitarios.

Era el panorama de la Cuba sin derecho a la vida, a la salud, a la educación, al desarrollo de la ciencia, la cultura y el deporte; sin esperanza para el campesino que quería labrar la tierra y obtener sus frutos, para el obrero aferrado al torno de la fábrica, y para la mujer carente de igualdad, equidad justicia social y oportunidades.

Es la Cuba con la cual sueñan quienes les hacen el jugo a los injerencistas y genocidas imperialistas que asfixian cada día más a nuestro pueblo con medidas restrictivas, irracionales, crueles nunca antes aplicadas contra nación alguna en la historia de la humanidad.

Pero por esta libertad se ha dado todo y seguimos bien plantados casi 62 años después en el suelo soberano de la Patria, porque nohay medida enemiga que pueda alcanzar sus propósitos cuando se trata de defender la independencia conquistada con el filo del machete y el fusil redentor, a la familia y a quienes ayudaron a forjar un proceso social inigualable en el mundo.

Un año más en el calendario de esta Revolución más grande que nosotros mismos, pródigo de amor hacia el suelo amado, un año más que demandó esfuerzo, consagración, comprensión, inventiva, alternativa para seguir cosechando un mejor futuro para todos y por el bien de todos.

Aniversario 62 de la gesta emancipadora que se espera con alegría para continuar entregándole lo mejor de cada cual, con pasión y coraje ante cada desafío y la realización de lo correcto en cada puesto de labor, venciendo escollos, defendiendo la verdad y la raíz martiana y fidelista de nuestra Revolución y la tierra de nuestros amores.

Escrito por Aída Quintero Dip

Deja una respuesta