La Rutina

Santiago de Cuba, 20 de abr. – En una ocasión me encontré con un novedoso texto donde se decía en síntesis que un día la envidia, el interés, el odio, los celos y la maldad se dispusieron a acabar con el amor y, por más que se afanaron, NO lo lograron, pero cuando creían que este sentimiento era invencible, llegaba con toda calma la rutina y con su paciencia acostumbrada, en poco tiempo, destruía al amor…

Pues precisamente  temo que con las noches santiagueras, con esas actividades que se programan en función de la familia, acabe la rutina en la cual se ven sumidas las carpas, los mercados estatales agropecuarios abiertos que cada fin de semana se levantan en Plaza de Marte y en la avenida Victoriano Garzón…

Un pequeño vistazo a la afamada arteria nos llevaba a saber que a más de un lustro de estas exposiciones comerciales, unos la aman como para recorrerla y disfrutarla en cada presentación, mientras otros sienten la molestia del tránsito que cambia su curso acostumbrado, y los menos, pues sólo son los vecinos del área cercana, no la desean por los ruidos que generan.

El caso es que están ahí como un acontecimiento cultural y gastronómico con el objetivo de  satisfacernos a muchos y de paso, aumentar la recaudación necesaria al plan de circulación mercantil del territorio y a mi modo de ver sólo necesitan que estos quita y pon de cada fin de semana, sigan sobresaliendo por su estética lo que implica lavar con frecuencia los toldos de las carpas, mantener pintado el andamiaje de hierro que le sirve de soporte y que los administradores no descuiden la imagen de su entorno y de sus trabajadores buscando cada día iniciativas para la belleza… Cierto que todavía algunas gozan de muy buena salud, pero otras de estas locaciones dan a entender que la rutina se ha apoderado de ellas y por tanto languidecen.

Cuidado pues! En medio de arterias céntricas que sirven de paseo, en medio de un fin de semana en función del disfrute… Las noches santiagueras deben florecer y continuar con el objetivo de ser muestra una gastronomía con cultura integral que lleva a la diversión muy nuestra buscando que venza el amor frente a la rutina, una de la que a veces no nos percatamos que nos mina hasta derrotarnos…

DE eso se trata para una ocasión bien inmediata!

Deja una respuesta