La vida según Lisandra León

Santiago de Cuba, 22 de ago. – Nos quejamos aún de sus quejas cuando llegan tarde o faltan a clases. No aceptamos justificaciones del tipo: en la beca no había agua o hubo problemas con el trasporte por la falta de combustible o anoche la actividad festiva terminó tarde y me quedé dormido  o fuimos a una manifestación de apoyo a…o en contra de… En este último caso  callamos.

Los increpamos cuando responden a nuestras preguntas sobre la actualidad nacional  y comprobamos que muchos no leen el semanario provincial, ni ven el noticiero de televisión y se contentan con informarse a través de las redes sociales, a la cual acuden  gracias a que la Universidad de Oriente le propicia el acceso a Internet o  se aferran a sus teléfonos celulares que sabe Dios de dónde lo sacaron y cómo lo recargan.

Damos los consejos de rigor: cuando acudan a las redes sociales tienen que ser cuidadosos: consultar las fuentes de procedencia, cerciorase de su credibilidad, detenerse en la fecha y el contexto donde la información se produce y, sobre todo, abstenerse de reenviar informaciones no confiables. Para cerrar el tema les hablamos de la manipulación mediática y sus nocivas secuelas.

Llegado a este punto inicio en firme el taller. Quiero comprobar si asimilaron los consejos que les di para redactar, entre ellos elaborar un esquema para pensar despacio y escribir de prisa. Los conmino a leer sus propuestas de  trabajos finales y someterlosa la crítica. Algunos escuchan con atención, otros trastean disimuladamente sus celulares. Levanta la mano la estudiante de primer año de Comunicación Social Lisandra León, a quien solo ahora identifico cabalmente porque es adicta al silencio. Desde que comienza la lectura nos despabilamos.

“La vida no es una simple palabra de seis letras, es una palabra con gran significado y grandeza, despierta sentimientos inexplicables que en muchas ocasiones no sabíamos que existían. No es un cuento de hadas, pero te hace creer que estás en uno y tú eres el actor fundamental, todo gira en torno a ti. La vida no se vive por las veces que respiras, sino por los momentos que te dejan sin aliento, esos momentos de felicidad y tristeza que vivimos cada día”.

Lee con una tranquilidad abismal: “La vida es esa asignatura favorita que a todos nos gusta y siempre queremos superar con la mejor calificación, porque por muy dura que sea la prueba no hay nada imposible en este mundo. A veces sientes que todo está perdido por un simpe obstáculo que te han puesto, pero somos seres humanos y es la ley de la vida: el sufrimiento y la felicidad”.

…………………………………………………………………………………………….

“La vida a veces duele, a veces cansa, a veces hiere. No es perfecta, no es coherente, no es fácil. Pero a pesar de todo, la vida es bella. Nunca dejes para mañana lo que puedas hacer hoy, recuerda que la vida puede acabar en cualquier momento, por eso disfruta cada día como si fuera el último y no vivas para que tu presencia se note, sino para que tu ausencia se sienta, porque la vida es la vida y eso nada ni nadie lo cambiará”

Invito a sus compañeros de grupo a que ofrezcan sus criterios, en especial  los problemas que hayan percibido porque el objetivo del taller es aprender a escribir, y a escuchar. Se mantienen en silencio y le pido permiso a Lisandra León para utilizar su trabajo e incorporarlo a la página. Al finalizar la clase le haré algunas recomendaciones. Es inevitable: después de tantos años de trabajo, tengo desarrollada la habilidad para encontrar los errores ajenos, los que casi nunca puedo localizar son los míos.

Deja una respuesta