Labex y su aporte a la salud y la economía

Santiago de Cuba, 14 de ene. – Noticias halagüeñas para el 2020 reserva el Laboratorio de Anticuerpos y Biomodelos Experimentales (Labex) de  Santiago de Cuba, al encaminar sus empeños hacia el mercado nacional y la sustitución de importaciones, con lo cual podrá hacer un buen aporte a la salud del pueblo y a la economía en tiempos en que el gobierno de los Estados Unidos recrudece el criminal bloqueo hacia la isla.

De esta forma el colectivo del centro proveedor de importantes reactivos necesarios para el diagnóstico y tratamientos de enfermedades como el cáncer y el VIH-Sida, responde a la convocatoria de la máxima dirección de la nación, y especialmente del Presidente de la República Miguel Díaz-Canel, de pensar como país e incrementar la sustitución de renglones que son importados.

Avala esa condición de Labex, ejemplo fehaciente de la ciencia al servicio de la salud y el bienestar del pueblo, el hecho de que sus tres líneas productivas fundamentales están relacionadas con la sangre; estas son Hemoclasificadores, Marcadores Leucocitarios y Suplementos como el Hemovis y Hemodes.

 En el  caso de los Hemoclasificadores AB son reactivos muy importantes ya que permiten diagnosticar el grupo sanguíneo de los humanos, elemento esencial en la práctica de operaciones y transfusiones de sangre, y también para personas precisadas de recibir los primeros auxilios ante desastres naturales.

  El centro santiaguero es el único del país que los produce, y, por tanto, abaste a  los bancos de sangre y hospitales, cuestión que los compromete cada día más en el afán de contribuir a sustituir importaciones y al ahorro al país, ya que tienen elevado precio en el mercado internacional y su compra se afecta por el genocida  bloqueo.

    Según destaca una información publicada en el periódico Sierra Maestra de Santiago de Cuba los Marcadores se aplicaban más a pacientes de VIH-Sida y a su posterior estudio, pero actualmente también lo hacen en la rama de la oncología.

 Ese órgano de prensa asimismo refleja que Labex solo comercializaba los Marcadores con un centro de alto prestigio como el IPK que avala su calidad, pero en aras de aportar a la política de sustitución de importaciones se ha extendido a otros centros, casi todos en la capital, y también al hospital general doctor Juan Bruno Zayas, de Santiago de Cuba, y a un hospital de Sancti Spíritus.

Un especialista muy reconocido como el doctor  Carlos Villega, del Instituto Nacional de Oncología y Radiología (Inor), subrayó las bondades de los reactivos de Labex que comparados con reactivos de parámetros internacionales están a la altura y la calidad de estos.

Tal evaluación representa un orgullo para el colectivo santiaguero y para un país subdesarrollado como Cuba, al tener reactivos comparados con los que producen firmas alemanas, estadounidenses, inglesas y francesas, lo que ofrece la perspectiva no solo de comercializarlo en la nación, sino además en el mercado internacional.

La compra de esos Marcadores a nivel nacional sería un ahorro sustancial al sector presupuestado de la salud y, por ende, a la nación, ya que Labex cuenta con la capacidad productiva para asumir la producción, además de contar con la aceptación y validación de centros reconocidos como el IPK y el Inor.

Deja una respuesta