Laboratorio Farmacéutico Oriente: bastión en la producción de medicamentos

Santiago de Cuba, 27 sept.— El compromiso de los trabajadores del Laboratorio Farmacéutico Oriente (LBF) con la salud del pueblo, convierte a esta empresa en un bastión en la producción de medicamentos.

Jorge Fernández Batista, director de LBF, dijo a la ACN que aún en las condiciones actuales, consecuencia directa del recrudecimiento del bloqueo norteamericano, la producción de medicamentos no se detiene y por eso se organizan los turnos de trabajo de manera tal que se ahorre energía eléctrica, pero sin afectar el objeto social de la empresa.

En las cuatro plantas productivas de LBF se garantizan los sueros parenterales que necesita el país para enfrentar la situación epidemiológica de arbovirosis, las soluciones concentradas de hemodiálisis para la región centro-oriental, tan necesarias para los pacientes nefróticos, los comprimidos orales, genéricos, naturales y polvos, y también vendas enyesadas para el servicio de ortopedia, producción la última afectada en el año por la carencia de los recursos y roturas del equipo tecnológico, explicó Fernández Batista.

Destacó además que para el próximo año la producción de sales de rehidratación oral se separará de la planta de tabletas y que esta inversión contribuirá al aumento de las capacidades productivas de ambos productos.

Señaló el director que el desarrollo, producción y comercialización de productos de origen natural a partir de plantas medicinales, derivados apícolas y otros constituye una fortaleza para la empresa porque se aprovechan las propiedades nutritivas y antioxidantes que se dosifican como tabletas.

El uso de medicamentos derivados de productos naturales contribuye a la sustitución de importaciones, por ejemplo, las tabletas de pasiflora tienen el mismo efecto ansiolítico que el alprazolam, diazepam y otros, sin embargo no crea dependencia al psicofármaco en los pacientes y por tanto producen menos efectos secundarios, y esas tabletas naturales se hacen en Laboratorio Farmacéutico, acotó Fernández Batista.

A pesar de las carencias de recursos en determinado momento, la voluntad de cumplir los planes de producción con la calidad requerida supera cualquier adversidad, la norma es elaborar dos lotes diarios, pero cuando se atrasa la materia prima, en el caso de la planta de hemodiálisis, los trabajadores duplican la capacidad productiva y hacen hasta cinco lotes diarios, destacó Yanet Vigo Brito, especialista en planificación y control de la producción en el Laboratorio.

La producción de parenterales, tabletas y equipos médicos en LBF marcha aparejado al continuo trabajo en defensa de la revolución y la identidad nacional, a través de la atención al hombre tanto material como espiritual.

Por: Beatriz Vaillant Rodríguez.

Deja una respuesta