Llaman líderes religiosos en Santiago a la solidaridad

Como hermanos en la fe, se dieron cita los líderes de un grupo de denominaciones religiosas en Santiago de Cuba con las máximas autoridades del territorio, para dialogar acerca de temas medulares de la provincia como el afrontamiento a la COVID-19, y el desarrollo socioeconómico en un contexto de complejidad.

El encuentro estuvo presidido por Beatriz Johnson Urrutia, Gobernadora, y Lázaro Expósito Canto, Primer Secretario del Partido Comunista de Cuba en el territorio. Asimismo asistieron, entre otros, representantes de la comunidad islámica, budista, la Iglesia Ortodoxa, pentecostal, cristiana, episcopal, luterana, metodista, yoruba, y adventista.

La ocasión fue motivo para consolidar mensajes de colaboración, solidaridad y del fortalecimiento de la unidad en quienes aman a la Patria, incluidos aquellos que desinteresadamente han ofrecido ayuda humanitaria de insumos básicos en estos días.

Como parte de las acciones que materializan estos ideales, los integrantes de las denominaciones religiosas ofrecieron sus locales de culto como espacios para vacunatorios en la próxima etapa de campaña de vacunación, gesto humanitario que fue recibido con beneplácito para su materialización.

Hacer más, construir más, formar, son algunas de las premisas que entrelazaron las intervenciones de quienes estuvieron allí presentes.

Ibrahim Michael Vega Trinchet, representante de una de las comunidades islámicas, compartió con Sierra Maestra que:

“Llamamos a tener mucha responsabilidad, cuidado, conocimiento, y percepción de riesgo, en una situación como esta que trae tanto dolor como es una pandemia. En el aspecto espiritual convocamos a orar, pedimos por la salud, por Cuba, por los cubanos, que somos hermanos de Patria y humanidad, por la especie humana, en sentido general”.

De igual forma, Juan Martín Portuondo, Presidente de la Asociación Yoruba refirió que: “La situación que estamos enfrentando se rebasa con el cumplimiento de las medidas sanitarias, hay que evitar la aglomeración de personas, y la realización de actividades. Estos son momentos difíciles, de unirnos, de apoyarnos, de preservar la calma para salir adelante.

“Además de la fe y de colaborar entre nosotros, hay que conocer las condiciones de la nación, y buscar alternativas económicas. Un ejemplo sencillo es cultivar en nuestras casas, en cualquier espacio que tengamos o gestionemos en macetas u otro depósito para garantizar nuestros propios alimentos. Esta lucha por la vida debe ser de todos”, destacó.

También, las autoridades de Santiago convocaron a los feligreses a orar por el bienestar del personal de la salud, quien sostiene una batalla contra un virus invisible hace alrededor de un año y medio. Oración que todos podemos alzar en nuestros corazones velando por el cuidado de cada uno.

Tomado del Periódico Sierra Maestra

Deja una respuesta