Lógica dialéctica e investigación transdisciplinaria

Santiago de Cuba, 31 de ene. – La lógica dialéctica es la historia y el proceso del conocimiento en su elaboración. En la lógica dialéctica las partes son comprendidas desde el punto de vista del todo, y éste, a su vez, se modifica y enriquece con la comprensión de aquéllas.

El materialismo dialéctico proporciona a los investigadores el método científico de pensar, comoel método de conocimiento adecuado a las leyes del mundo objetivo. Este método científico para el conocimiento y transformación de la realidad es la dialéctica materialista, y, por tanto, explica los procesos de desarrollo de la naturaleza, al comprender sus rasgos, nexos y tránsito de uno a otro campo de investigación.

Es importante significar que se constata una relación importante entre la lógica dialéctica y la transdisciplinariedad, en tanto, en las últimas décadas, ha aparecido una intelectualidad por superar la parcelación y fragmentación del conocimiento, que reflejan las disciplinarias particulares.

La investigación transdisciplinaria tiene la direccionalidad de ir más allá de las disciplinas, está constituida por una completa integra­ción teórica y práctica. En ella, los participantes transcienden las propias disci­plinas (o las ven sólo como complementarias), logrando crear un nuevo mapa cognitivo común sobre el problema en cuestión, es decir, llegan a com­partir un marco epistémico amplio.

La transdisciplinariedad no es sólo la unidad del conocimiento, sino que camina hacia la autotransformación y la creación de un nuevo arte de investigar y dar respuestas a los problemas del mundo actual.

Esta concepción toma el diálogo como instrumento operativo, en tanto, los sujetos deben asimilar, o al menos comprender, las perspectivas y el conocimiento de los otros, sus enfoques y sus puntos de vista, y también desarrollar, en un esfuerzo conjunto, los métodos, las técnicas y los instrumentos conceptuales que faciliten o permitan la construcción de un nuevo espacio intelectual y de una plataforma mental y vivencial compartida.

La formación de investigadores tiene como elemento importante el desarrollo del pensamiento científico en la continuidad del descubrimiento, la creatividad y la generación de conocimientos, en su interés con el contexto, en tanto, la investigación científica necesita el estudio de la estructura misma del proceso que se investiga, desde su lógica y profundización con una mirada transdisciplinaria.

Sin embargo, aún cuando las dinámicas económicas, científicas, innovativas, tecnológicas, políticas, sociales y culturales, exigen con urgencia la generación de actitudes de compromisos globales e integradores, ha predominado el carácter científico disciplinar y fragmentado con influencias significativas en el diseño de las investigaciones y por tanto, en las producciones científicas.

La universidad debe ser la portadora de la convergencia entre la cultura de posgrado y la cultura científica, a través del desarrollo de proyectos científicos, con la apertura e interacción de diversas disciplinas y todas estas a su vez con la humanidad, donde el conocimiento deje lugar a la valoración ilimitada, las complementariedades y a las posibilidades de constituir las sabidurías desde disímiles versiones, experiencias y saberes.

Todo ello, busca penetrar al interior de la dinámica de la experiencia, llegando así a entender los procesos de acuerdo con la realidad, dando lugar a un punto de vista más global de las respuestas sustentables que exigen las problemáticas sociales y a la relación humanidad- naturaleza; es direccionar la mirada más allá de las soluciones disciplinares específicas.

Desde esta mirada emerge una producción de sentidos que dan cuenta de la comprensión de una problemática desde varios saberes, como apertura a la relación sujeto- objeto en el universo que lo contiene, ello implica, la aparición de un sujeto en transformación permanente a lo largo de la vida, en un mundo ligado a la intercomprensión de la experiencia vivencial.

Lo anterior implica que la acción, la teoría y la experiencia quedan entremezcladas en saberes y ofrecen la base de la calidad científica, en tanto, apuntan a dar respuestas a situaciones complejas desde diferentes niveles de realidad. La transdisciplinariedad permite que los sujetos se apropien de conocimientos mutuos dialógicamente en un movimiento de necesidad y libertad, en la vida y en el desarrollo histórico de la ciencia, que se enfoca hacia la intencionalidad de la calidad científica desde el desarrollo de proyectos.

Deja una respuesta