Los campesinos aportan alimentos y combaten la COVID-19

Nadie en Cuba se ha quedado con los brazos cruzados, más bien reina un espíritu solidario y colaborador enorme para enfrentar y controlar la crisis sanitaria inédita que atraviesa el mundo de hoy, por causa de la pandemia por el nuevo coronavirus que tanto dolor y muerte ha provocado.

Amén del altruista y humano quehacer del personal de la salud, un lugar en esa cruzada por la vida lo ocupan los campesinos, que este 17 de mayo celebran su día, y en muchos sitios lo hacen, además de cumpliendo las medidas higiénico-sanitarias orientadas,  con gestos generosos al donar alimentos a los centros de aislamientos y otros con similar características o función para combatir la COVID-19.

Son innumerables los ejemplos de campesinos y cooperativistas que entregan módulos de productos agrícolas a familias vulnerables ante la epidemia que azota a la humanidad, sobre todo donde hay ancianos y niños, llevando hasta los propios hogares de los beneficiados su carga de amor  y alimentos.

En correspondencia con la situación de emergencia sanitaria, los campos se convierten en un hervidero de trabajo en un movimiento de siembra y cultivo de diversos productos para contribuir en este tiempo de difícil a la alimentación del pueblo.

Como genuinos hijos e hijas de esta nación no hacen más que ser consecuentes con las ideas y ellegado del Comandante en Jefe Fidel Castro, quien siempre expresó su confianza en el campesinado, el mismo que después del desembarco del yate Granma, en diciembre de 1956, apoyó sin reservas al máximo líder y le permitió sobrevivir al joven Ejército Rebelde en los primerosduros meses de la Sierra Maestra.

Los campesinos, especialmente los santiagueros,  se empeñan en hacer realidad en cada jornada frente al surcoel pensamiento martiano que los guía en tan noble tarea: “La tierra sirve si el hombre sirve”, en aras de cumplir con creces esa misión fundamental y número uno que asumen de producir alimentos para el pueblo.

Esa función es vital en todos los tiempos y mucho más ahora, cuando se ha arreciado el criminal bloqueo económico, comercial y financiero de los Estados Unidos contra Cuba, que pretende rendir por hambre a este valeroso pueblo, pero es superior la voluntad de los hombres y mujeres del campo de vencer los obstáculos y producir mayores volúmenes de hortalizas, granos y frutas, en beneficio de la sociedad.

Es que este sector de la población no olvida lo que la Revolución ha hecho por su bienestar, gracias al proceso emancipador que triunfó el primero de enero de 1959 hoy son personas libres, dignas, empoderadas,  con justicia y derecho a la vida, y han podido cultivar su inteligencia y la tierra de la que se hicieron verdaderos dueños.

Deja una respuesta