Los CDR alertas y abrazo fuerte de la Revolución

Santiago de Cuba, 7 de ene. – Como para reafirmar la feliz idea del Comandante en Jefe Fidel Castro para crearlos el 28 de septiembre de 1960, los Comités de Defensa de la Revolución (CDR) siguen vigilantes y alertas como brazo fuerte de la Revolución, celebrando sus conquistas a las puertas del venidero Primero de Enero, aniversario 61 del triunfo definitivo.

Crear condiciones para respaldar al proceso revolucionario cubano desde los días alborales, y especialmente ante cada nueva batalla y ante complejas misiones, ha sido la filosofía de vida de la mayor organización de masas del país.

Hombre y mujeres desde los 14 años están nucleados en la agrupación con la premisa de hacerle honores al legado de Fidel, primer convencido de la necesidad de fundar en cada cuadra un comité para cuidar la naciente Revolución de los humildes, con los humildes y  para los humildes, por tanto mantener el trabajo consolidado y avanzar es rendir tributo al invicto líder.

“Desde el 28 de septiembre, cuando Fidel llamó a formar los CDR, estoy en vigilia permanente cuidando la Patria como la niña de mis ojos”, confiesa, José Cuevas Veranes, quien fue miembro del secretariado provincial en Santiago de Cuba por varios años.

 “Soy de procedencia muy humilde, nací en 1940 en Minas de Ponupo, en La Maya, y considero los CDR mi primera escuela revolucionaria, la que forjó mi espíritu combativo que se mantiene intacto a pesar de  las dificultades y los años, expresa quien es ciego, pero le acompaña una apasionada capacidad para defender la Revolución en cualquier tribuna.

 “A esa organización le debo conocer bien a las personas, saber la hora exacta para tratar asuntos y encomendar misiones, en un contacto siempre espontáneo, sincero”, subraya este santiaguero con ese sexto sentido que posee para ver con los ojos del alma.

Sandra Santos García, funcionaria de la coordinación provincial de la organización  en Santiago de Cuba, manifiesta que aprovechan la efervescencia patriótica de esos días en la basepara recordar el carácter democrático del proceso revolucionario cubano y el interés y convicción de hacer un mejor país con todos y para el bien de todos.

Para Fadorna Robert, presidenta de un CDR en el Centro Urbano Abel Santamaría, es una oportunidad única compartir con los vecinos las fiestas de fin de año, para esperar el aniversario 61,revitalizar el espíritu de resistencia del pueblo y el espíritu de unidad que nos ha caracterizado en todo momento y nos ha permitido llegar hasta aquí y continuar.

La familia cederista en Santiago de Cuba, como en otras partes del país, es una fuerza poderosa al servicio de la Patria para echar por tierra cualquier pretensión de socavar la soberanía nacional, como han soñado en vano los enemigos históricos de la Revolución cubana en más de 60 años.

Y es que los Comités de Defensa de la Revolución siguen siendo ese brazo fuerte, de acero en la protección de la nación, mucho más cuando como ahora se siente amenazada por un imperio cruel que acrecientapor minuto su ilegal política de bloqueo contra Cuba.

Deja una respuesta