Los innovadores y la urgencia de sustituir importaciones

Santiago de Cuba, 20 de jul. – En medio de restricciones financieras y de combustible, y del recrudecimiento del cerco imperialista, la Industria cubana promueve inversiones para la sustitución de importaciones, en lo que decide el aporte de los colectivos laboralesde esa rama y, especialmente, los innovadores y racionalizadores.

 Los diputados de la Comisión de Industria, Construcción y Energía, de la Asamblea Nacional del Poder Popular, reunidos en La Habana, se pronunciaron en tal sentido, tras conocer  sobre la marcha de las principales inversiones de ese ministerio que contribuirán a la sustitución de importaciones, un objetivo de urgencia para el país.

En ese contexto, Eloy Álvarez Martínez, viceministro primero de Industrias, precisó que como parte de la estrategia trazada la sustitución de importaciones es una prioridad, por ello se resaltan las potencialidades del sector para esta tarea, a lo que contribuyen las inversiones en marcha.

Por otra parte, Alejandro Gil González, titular del Ministerio de Economía y Planificación, en presencia de Miguel Díaz-Canel, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, dijo a los miembros de la Comisión de Asuntos Económicos de la Asamblea Nacional del Poder Popular, que no obstante alos  avances, quedan muchas reservas internas por explotar.

Por eso es preciso poner la ciencia y la técnica al servicio de la economía y tener presente que las generalizaciones de las innovaciones y racionalizaciones siguen siendo uno de los imperativos por solucionar en la labor de los foros de Ciencia y Técnica, en centros de trabajo, fábricas e industrias con incidencia directa en tan importante actividad para el progreso socioeconómico de cada territorio.

Si bien hay conciencia en los  colectivos laborales de la importancia  de aplicar la ciencia y la técnica en los procesos productivos y de servicios,  resulta que en algunos  se frena su puesta en práctica, a veces por desconocimiento de  lo que puede representar  a la hora de resolver cuestiones de la economía y del desarrollo de la sociedad.

Es tan así esa afirmación que si fueran generalizadas la mayoría de las soluciones aportadas en esos eventos que cada año estimulan el intelecto de obreros, técnicos y profesionales, la economía se vería beneficiada con mayor eficiencia y calidad  y muchos de los servicios serían más efectivos.

Buenos ejemplos abundan en los que son aprovechados convenientemente los resultados, pero la realidad indica que hay resistencia en algunos lugares a poner en práctica soluciones que redundarían en progresos de toda índole.

En algunos sitios faltan mayores motivaciones y reconocimiento al trabajo anónimo de muchos innovadores y racionalizadores, quienes han enfrentado con talento y laboriosidad  las escaseces, problemas materiales  y el criminal bloqueo imperialista, arreciado año tras año.

Aunque hay dificultades en las generalizaciones de muchas inventivas, no pueden negarse esfuerzos  y resultados y hasta el apoyo incondicional de las administraciones, pero es preciso que ese proceder se generalice también porque así ganamos todos.

No es lema, sino un verdadero reto generalizar las generalizaciones, hecho que agradecerá en primer lugar la propia economía,  y, sobre todo,  gratificará a los hombres y mujeres que derrochan energía e ingeniosidad en un afán creativo que nace del  desinterés  de beneficio personal, y de la imperiosa urgencia de contribuir a sustituir importaciones.

El joven ingeniero santiaguero Enrique Corrales Rodríguez,quien se desempeña en el sector de Industrias, coincide en la necesidad de revolucionar el tema de las generalizaciones de las innovaciones para hacer efectivo ese aporte que redundará en avances tangibles de la esfera económica y, por ende, de la sociedad.

Deja una respuesta