Los pequeños golpes de la descortesía

Foto de Internet

Santiago de Cuba, 27 de dic.- Hablar de la cortesía puede sonarle manido. Pero escuché una vez que la repetición es la madre de la enseñanza. De ahí que retomemos el tema visto desde otra mirada. Una persona me comentó hace tiempo que la diferenciación de los asientos en las guaguas para impedidos físicos y embarazadas contribuye a la insensibilidad.

Ese razonamiento me pareció quizás fuera de tono ya que creía hasta ese momento lo contrario. Sin embargo hoy una embarazada pedía su asiento en la ruta 24. Los de color amarillo diseñados para las gestantes estaban ocupados con muchas personas también con niños. Lo peor del asunto es que individuos que estaban sentados en otros asientos no se molestaron en ser corteses y humanos. Susurraban sin piedad, que busque su asiento.

Entonces me incomodó la insensibilidad que vi tanto de hombres como de mujeres. Porque lamentablemente no se trata de género, sino de respeto y solidaridad con los demás. ¿Acaso en algún momento esas mujeres no pasaron por esa situación? ¿Los hombres no tuvieron hijos donde sus esposas llegaron a ese estado? Me duele ver que no se trata ya de marcar asientos porque muchas veces se obvia esa posibilidad.

De hecho lo más doloroso es ver cómo olímpicamente quienes alguna vez pasaron por similar situación, encuentren en las acciones impías un refugio para continuar ignorando a los demás. Cuando estamos en los últimos días del año, sería bueno pensar en lo siguiente. Trate de hacer acciones buenas con el otro, es lo que recogerá en el futuro. Sea cortés, respetuoso, pues en algún momento también necesitará que lo sean con usted.

No piense que es infalible, lo importante es reconocer que se equivocó y siga adelante. Ayude al prójimo y verá que una mano amiga se extenderá en su auxilio. No permita que las malas acciones de este año se repitan en el 2019. No tropiece 2 veces con la misma piedra. Sea comedido, servicial, cortés y humano con todos. Le aseguro que no se va a arrepentir.

Por: Jorge Carlos Albear Brito.

Deja una respuesta