Los trabajadores de la educación en Santiago de Cuba celebran el 1ro de Mayo

Santiago de Cuba, 1 de may. – Una de las más poderosas potencias con la que contamos en nuestro país hasta hoy, y que nos distingue como una nación preparada y culta, sin dudas lo constituye el sector educacional. Garantizada para cada uno de las habitantes que nacen en la isla, la educación es un derecho inherente a los cubanos.

Es la base, el inicio y la continuidad de cada una de las obras sociales que se desarrollan en Cuba. Hoy el sindicato de la educación en nuestro país y en especial Santiago de Cuba junto q otros sectores de la sociedad celebran el día del proletariado mundial.

Los trabajadores de este sector en el municipio cabecera se sienten motivados por los avances y logros alcanzados en lo que va del año 2019: los retos que impregna actualmente el tercer proceso de perfeccionamiento del Sistema Educativo, la experimentación de nuevos planes de estudios más apegados a los nuevos tiempos, la presencia santiaguera en eventos nacionales como “Pedagogía 2019”, la inauguración reciente del segundo centro educativo en el país dedicado a la enseñanza especial, la escuela “Amistad Cuba- Vietnam” con alcance regional y el premio nacional “Tradición Educativa 2018” otorgado por la Asociación de Pedagogos de Cuba al Internado de Primaria “Abel Santamaría Cuadrado”, institución que junto al seminternado “Clodomira Acosta” fueron reconocidos por el sindicato de la educación en la provincia como centros de referencia nacional.

Son estas algunas de las motivaciones que hicieron que el sector educacional en Santiago de Cuba y el sindicato que los representa acudir este 1ro de mayo a la plaza de la Revolución Antonio Maceo Grajales con la convicción de que marchamos bien y rumbo q un mejor desarrollo del sistema de enseñanza en nuestro territorio.

Desafíos siempre habrá en la búsqueda de lograr mejores resultados en cada nuevo periodo docente – educativo. Los trabajadores del sindicato de la Educación en el municipio de Santiago de Cuba siempre se mantendrán en la primera fila ante el llamado a defender nuestro sistema social, ese que privilegia como ningún otro a cada ciudadano y por el que podemos celebrar un Primero de Mayo, como fiesta de los trabajadores y no un día de protesta como caracteriza a otras naciones del mundo.

Deja una respuesta