Manuel, aquel santiaguero que combatió junto al Che

Santiago de Cuba, 26 de dic. – Tengo la imagen de Manuel Rodríguez Rojas grabada en mi corazón, no me cansaba de mirarlo y de admirarlo también, sus remembranzas tenían el timbre de la emoción y la fuerza de lo inédito, porque aquel hombre de extrema humildad dejaba entrever en sus sencillas palabras la grandeza de haber luchado junto al Che.

Privilegiado se sentía por ser escogido para integrar la columna invasora No. 8 Ciro Redondo que, al mando del Comandante del Ejército Rebelde Ernesto Che Guevara, hizo hazañas por el centro de Cuba. Nunca se conformó con la ausencia de un combatiente de su talla, pero lo consoló haber bebido de su savia, y  contado con la amistad y estimación de su jefe.

Uno de los tantos santiagueros que hicieron historia, no para vivir de esta, sino para enaltecerla con su aporte cotidiano, me dijo un día. “Yo era de la columna de Fidel  y cuando me enteré de que había una nueva misión en el llano, quería que me tuvieran en cuenta, pero después de la ofensiva de Batista me mandaron a cumplir otra tarea,  pensé que ya no podría ir, que era tarde”.

Pero cual no fue la sorpresa de Manuel cuando  regresó y le dieron la grata noticia de que  estaba entre los seleccionados por Fidel para lo que sería después la invasión, una de las acciones más audaces del Ejército Rebelde en la ofensiva final contra el tirano Fulgencio Batista durante la lucha de insurrección nacional.

“Tuvimos varios días en  Las Mercedes, hasta que llegó el Che y nos informó que estaba designado por el Comandante en Jefe  para estar al frente de una de las columnas, mas no dio ningún otro detalle, solo que era muy difícil, que muchos quedarían en el camino, pues era muy peligrosa,  pero nadie se arrepintió.

“En agosto de 1958 salimos de la Sierra Maestra 145 hombres, integrados a la vanguardia, la retaguardia o a la Comandancia. Al llegar a Camagüey cruzamos el río, y  tuvimos el primer encuentro con el ejército de Batista, allí murieron dos compañeros nuestros.

“El Che siempre mostró su calidad humana, su sensibilidad, a pesar de ser recto y exigente, y de cumplir su responsabilidad como jefe.  Recuerdo que en un combate hieren a un soldado, hubo que llevarlo para una casa y él trató de operarlo para evitar  la hemorragia,  pero desgraciadamente murió.

“De momento -prosiguió su relato- siento a alguien tirando a mi derecha, sin parar un momento. Era el Che, y varios allí intercedimos para que dejara esa posición tan peligrosa,  porque el  ejército tiraba  plomo  de plano y podía hacerle  blanco”.

El columnista invasor evocó que después de esa acción se encontraron con Camilo, “fue muy reconfortante  volver a ver a los compañeros,  y Camilo y el Che se abrazaron contentos, pues les unía una linda amistad.

“La orden de Fidel era dividir al país en dos, cortar la línea de la carretera, y que si por cualquier circunstancia quedaba uno solo, ese debía organizarse de nuevo, y terminar la tarea encomendada”, recalcó el combatiente.

 “En la antigua provincia de Las Villas, hoy Villa Clara, la campaña rebelde fue muy difícil”, confesó el veterano luchador que ya no está entre nosotros, pero nunca se vanaglorió por la obra que ayudó a forjar.

“Hoy puedo asegurar una cosa -dijo Manuel convencido-, Fidel no se equivocó al seleccionar a Camilo y el Che para comandar la invasión de Oriente a Occidente, ellos tenían la audacia y el temple necesarios para imprimirle a la tropa una fortaleza y convicción de la victoria muy grande.

“Después del triunfo cada vez que el Comandante Guevara viajó a Santiago de Cuba me mandaba a buscar, se preocupaba por mí, por mi familia, y por los demás combatientes también. En una ocasión me presentó a su mamá, fue un momento inolvidable para mí. Cuando se despidió de nosotros en La Habana, yo sabía que él se iría para otra misión importante en su vida de guerrillero.

“Su muerte en Bolivia, la sentí como si fuera un ser muy querido…Ahora me honro con haber combatido bajo sus órdenes y haber conocido a este revolucionario íntegro.”

Deja una respuesta