Martí, iluminándonos desde su luz

Santiago de Cuba, 17 de ene.— Próximos a conmemorar este 28 de Enero el aniversario 167 del natalicio de nuestro Héroe Nacional José Martí, el maestro resurge desde sus enseñanzas en el corazón de un pueblo que le respeta y venera por su vida y por su obra.

Algunos al servicio del imperialismo, en los últimos tiempos han pretendido manchar su imagen para crear caos y orquestar una falsa campaña de crisis y descontento en el pueblo y la respuesta no se hizo esperar. El repudio total y enérgico de los hombres y mujeres de bien de esta tierra, por tamaña ofensa, deriva en el justo reclamo de que el peso de la ley recaiga sobre los ejecutores.

Fue José Martí un batallador constante por la libertad de su Patria, un eminente orador que llevo del corazón a sus labios y de estos a la acción, cada verso, cada prosa, aunque ello implicara los mayores sacrificios. Por ello fue juzgado, encarcelado, deportado, pero su infatigable espíritu le permitió a pesar de una salud quebrantada luchar y sacar fuerzas, recaudar fondos desde el exilio para fundar el Partido Revolucionario Cubano, guía de todos los combates libertarios hasta nuestros días.

Tiene el mérito indiscutible de haber impulsado audazmente el reinicio de la guerra por la independencia en 1895 e incorporarse a ella como un soldado más sin descuidar sus dotes como escritor y hombre de letras; y siendo fiel a ello fundó el periódico Patria con la premisa de “unir a los cubanos (…) amar y vivir en la pasión de la verdad”.

Los intelectuales cubanos Fina García Marruz y Cintio Vitier, estudiosos de la vida del apóstol a mi juicio definieron de forma meridiana, el por qué Martí sigue siendo un paradigma para todos los cubanos señalando en uno de sus textos : “Nuestro pueblo sabía quién era, oía su voz por encima de la impiedad y de la farsa. Su mayor gloria está en que supo hablar a los pobres y a los niños, en que supo vivir y morir por ellos; y en que seguirá iluminándonos como pueblo y como almas, porque su obra en la tierra que lo vio nacer, y en la tierra toda, no tiene fin”.

Quizás por ello sobren las razones para que el maestro haya iluminado con su luz el corazón de millones de cubanos que ante las afrentas por estos días a su figura, repudian actos tan denigrantes y anticubanos.

Por: Lourdes Palau Vázquez

Deja una respuesta