Más de 700 voluntarios santiagueros en la siembra del boniato

El grupo espera, soñoliento, frente a la Plaza de la Revolución. La estatua de Maceo, imponente, es casi lo único iluminado a esa hora en que el sol ni siquiera asoma. A las 5:00 a.m, llegan tres ómnibus tipo Diana, y el grupo de 75 trabajadores del Inder y Educación se dispone a viajar al campo santiaguero, a cumplir con la tarea convocada.

Amanece mientras estamos en la carretera. En los ómnibus todos llevan puesto el nasobuco, cumpliendo las medidas higiénico-sanitarias para los transportes públicos. En pleno agosto, la temperatura es tan cálida que ni siquiera de madrugada y en la carretera se siente frío. Unos minutos antes de que salga el sol se siente un bajón súbito de temperatura, y entonces, el astro rey comienza a colorear el infinito cielo de la campiña cubana. Falta bastante para llegar, sin embargo, y nos vuelve a ganar el sueño.

Arribamos a Laguna Blanca, poblado que se encuentra a 32 Kms de la cabecera del municipio de Contramaestre. Allí, cambio de transporte. La cara de los citadinos, aún adormilados, ante la caravana de carretas tiradas por tractores, es sin duda muy interesante. Sin embargo, no hay miedo: todos trepamos como mejor podemos en los rudimentarios vehículos y lidiamos con los varios Kms de terreno accidentado hasta llegar a nuestro destino.

Laguna Blanca está reconocida por abastecer de cultivos varios a la provincia completa. Es probablemente la zona más productiva de Santiago de Cuba, y la extensión de terreno cultivado es enorme. En estos momentos, el grupo se encuentra en la UEB Aguacate. Entrevistamos a Leydis Cuello Mayán, coordinadora de la economía e intendente en funciones de Contramaestre, y José Ángel Labrada Castillo, primer secretario del PCC en el municipio, quienes nos explican:

“Nos encontramos en la UEB Aguacate, perteneciente a la Empresa Agropecuaria Laguna Blanca. Una empresa que tiene como encargo estatal el autoabastecimiento del municipio cabecera de Santiago de Cuba. En el balance de las 30lbs percápita de ese medio millón de habitantes de la cabecera, 16lbs salen de este polo productivo. Esta idea de traer a algunos sectores a contribuir en la agricultura, se está llevando a cabo desde la etapa de la Covid-19, y se ha dado de forma sistemática, con colaboración de todas las entidades. Aquí hay trabajadores del área del comercio, dependencias internas del Gobierno, organizaciones políticas y de masas, Inder y Educación de Contramaestre, aunque hay que señalar que en esta ocasión hay también una fuerte representación del municipio cabecera”.

Luis Céspedes, jefe del departamento agrícola de la Delegación Provincial de la Agricultura, comenta además: “En estos momentos hay aquí alrededor de 700 personas de diferentes organismos. Algo tan masivo como esto no lo habíamos hecho antes, si bien en marzo, al principio de la campaña de primavera, y en septiembre, de la campaña de frío, hacemos una ceremonia de siembra para dar comienzo a estas campañas.

“El trabajo que estamos realizando es muy productivo. Se tuvo en cuenta la selección de la semilla, se está aplicando un método de siembra novedoso que se conoce vulgarmente como método de siembra en el boniato dado, en un marco de 0.90 por 0.20, lo que da la posibilidad de obtener aproximadamente 80 mil plantas por hectárea. El rendimiento promedio sería, pues, de 20 a 25 toneladas por hectárea. Esto llevaría a un incremento productivo”.

Por otro lado, Joel Destrades Osoria, coordinador de programas y objetivos agroalimentarios de Aguas Turquino y Comunales, explica: “Fuimos convocados como parte de una intervención comunitaria, desde la vicegobernación, tras un recorrido que se hizo la semana pasada chequeando todas las inversiones en la agricultura que se hicieron acá en Laguna Blanca. Se decidió que esta intervención sería en saludo también al 94 aniversario del natalicio del Líder Histórico de la Revolución, Fidel Castro; y en saludo al 23 de agosto, aniversario 60 de la FMC, recordando que las federadas santiagueras obtuvieron justamente la distinción de Vanguardia Nacional y la sede del acto.

“Estamos en medio de la siembra de rejos de boniato, un programa que no estábamos cumpliendo, que es una caballería por cada mil habitantes para el autoabastecimiento local y la soberanía alimentaria. Del municipio de Contramaestre hoy tenemos 279 personas, y unas 30 allá en Acopio, cargando cinco camiones que van para Santiago de Cuba. De la comunidad de Laguna Blanca hay aproximadamente 130, más los 150 trabajadores de la Empresa. A eso sumarle unas 120 que vienen del municipio cabecera, con el vicegobernador Falcón al frente. Cerca de aquí, en el Campamento Aguacate, contamos con la colaboración de 100 internos, en distintas tareas relacionadas con el corte de rejos y el sembrado de plátano burro”.

Mientras sube el sol y las carreras se llenan, el trabajo se hace más incómodo. Sin embargo, los voluntarios ya se han despertado del todo, se ríen, conversan y muchos, más rápidos, persiguen alguna sombra donde descansar mientras traen la nueva carreta prometida, cargada de más rejos. Llega la hora de la merienda y, con esta, la sorpresa: arriba otro cargamento de voluntarios, que salieron más tarde de los puntos de recogida. Hora de irse: llegaron los refuerzos.

Volvemos a montar en las carretas y nos dirigimos de nuevo hasta el centro de Laguna Blanca, donde nos esperan los ómnibus del regreso. Pero antes, el almuerzo: una deliciosa caldosa, tan gruesa y cargada que más que una caldosa es un estofado. En el pueblo hay fiesta, pero ya es mediodía y los voluntarios, tras pasar una mañana entera trabajando al sol, están ansiosos por retirarse.

Los ómnibus tienen, a la vuelta, el mismo silencio que a la ida. Hay un gran agotamiento generalizado, y muchos duermen. Los que quedan en el campo terminarán de sembrar y, de aquí a unos meses, se verá el resultado de toda nuestra obra en los distintos mercados del municipio cabecera.

Deja una respuesta