Mi vivienda es mía…


¿Le parece redundante la aseveración ante el pronombre posesivo?…

Pues le demuestro que NO…

Santiago de Cuba, 5 de jun.- Un alemán nativo de 52 años de edad de visita a esta tierra se asombraba de que al llegar a #SantiagodeCuba un gran número de personas son dueños de sus viviendas… Y la misma admiración salía de un chileno que hace 20 años se separaba de la familia y vive en un alquiler, en una casa confortable, pero su vivienda NO es suya…

Cierto… Sí… propietarios y con todas las de la ley somos muchos cubanos y en breve sumaremos más con el beneficio de la puesta en vigor de los Acuerdos 8574 y 8575 del Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros publicados recientemente, a finales de abril, en la gaceta Oficial.

No se asombre de que los primeros favorecidos sean los arrendatarios permanentes de viviendas del fondo estatal, pero también, los ocupantes de inmuebles con un contrato en usufructo que no constituían viviendas adecuadas y las personas que poseen cuartos con características de viviendas y que pueden crearles todas las comodidades… En breve entrarán en la categoría de propietarios… Y todo esto sin contar que hoy la construcción de viviendas por la vía estatal es una de las primeras prioridades entre tantas del Estado Cubano…

Por supuesto, el país buscando una vez más el ordenamiento, exige la reglamentación de las documentaciones y los permisos que demanda la ley para construir y mejorar los inmuebles y bien que les crea hoy las condiciones a través de la solicitud de un crédito, o por la vía de subsidio, este último para quienes No tienen solvencia económica suficiente por incapacidad para trabajar y vivir solos, entre otras condicionantes…

Pero crea que no todo queda sólo en palabras, Acuerdos o letra muerta…

En el periódico #Trabajadores del pasado lunes 20 de mayo aparece este titular… Incorporar el movimiento sindical a la construcción de viviendas…
Claro… Para esa vivienda muy mía, la CTC junto a sus sindicatos tiene el deber de incorporarse a apoyar este movimiento constructivo, lo mismo con participación permanente según el caso, o a través de jornadas de esfuerzo decisivo y de manera voluntaria…

El llamado está en pie…

Y sí… No estoy atrás… Los enemigos intentan acaparar lo que llaman “sus propiedades” a través de la Ley #Helms-Bruton… Ay, perdón, y quítele el signo que me equivoqué aunque quiero que se replique… Es sólo el cambio de lugar de dos letras y creerá usted que es un error como lo es la desvergonzada Ley Helms-Burton…

Deja una respuesta