Modificaciones al protocolo de diagnóstico y manejo clínico de la Covid-19

Con el objetivo de contrarrestar la difícil situación epidemiológica que enfrenta el país, el Grupo Temporal de Trabajo para la prevención y control del Nuevo Coronavirus aprobó una actualización al protocolo para el diagnóstico y manejo clínico de casos confirmados, contactos y sospechosos a la Covid-19.

Este miércoles, especialistas de la Dirección Provincial de Salud Pública comparecieron en Panel Informativo de Tele Turquino para explicar sus particularidades. “No estamos ante un nuevo protocolo, sino ante modificaciones necesarias por el comportamiento que está teniendo la enfermedad, uno de los elementos más importantes es que el paciente se clasifique adecuadamente, esto determina toda la conducta posterior”, aclaró el Dr. Francisco Martínez, Jefe del Departamento de Atención Médica en el territorio.

Las clasificaciones engloban la severidad de la sintomatología y el factor de riesgo asociado al paciente. “Consideramos síntomas leves al dolor de cabeza, coriza y obstrucción nasal, alteraciones en el gusto y el olfato, la febrícula o fogaje; síntomas moderados son la fiebre, tos persistente, diarrea, vómitos, falta de aire y decaimiento marcado.

“Los pacientes de bajo riesgo son aquellos asintomáticos o con síntomas leves; de mediano riesgo los que presenten síntomas moderados”, explicó el especialista que si existen comorbilidades, en ambas categorías, deben estar compensadas. Las personas mayores de 65 años, con o sin comorbilidades, serán consideradas pacientes de alto riego, al igual que quienes tengan patologías descompensadas, independientemente de su edad.

En relación con los contactos de casos confirmados, destacó que la conducta es el aislamiento en el hogar por 14 días. “Es el período de incubación más largo de la enfermedad, si en este tiempo no desarrollan síntomas, es poco probable que la persona se haya infectado. Este ingreso requiere vigilancia epidemiológica por parte del médico y la enfermera de la familia, el apoyo de las organizaciones de masas y la disciplina de la población”, puntualizó Martínez.

Residir en zonas alejadas al médico de la familia correspondiente y no poseer las condiciones estructurales necesarias en su vivienda, imposibilitan el ingreso domiciliario, aunque se cumpla con el criterio inicial. En el caso de los niños menores de 12 años, las embarazadas y las puérperas requerirán siempre ingreso institucional, así lo comunicó la Dra. Irma Tumbarell, Subdirectora de Asistencia Médica en la dirección Provincial de Salud Pública.

Los infantes de 12 a 18 años con patologías crónicas también serán hospitalizados, al igual que todo paciente con enfermedades severas descompensadas. El Dr. Francisco Martínez enfatizó que la Covid-19 es una enfermedad prácticamente sistémica, de ahí que un paciente sospechoso pueda desarrollar diversos síntomas; de resultar positivo al test rápido, se realiza el PCR e inmediatamente comienza el tratamiento.

“Un sospechoso de bajo riesgo, con test de antígeno positivo, puede ingresar en el hogar; si tiene mediano o alto riesgo tendría que hacerlo en una institución hospitalaria. Los pacientes con bajo riesgo que resulten negativos al test, también ingresan en el hogar, con la particularidad de que a las 48 horas se le repite el análisis; de ser negativo, hay que diagnosticar y tratar cualquier otra enfermedad que pueda tener la persona”. Según el galeno, los pacientes con mediano y alto riesgo y test de antígeno negativo, serán ingresados en instituciones hospitalarias con tratamiento antiviral.

Los casos confirmados con síntomas leves o asintomáticos, pueden ingresar en su domicilio y el tratamiento sería Nasalferón. Si su sintomatología es moderada, el ingreso es institucional y el tratamiento Interferón; a los pacientes confirmados, de mediano y alto riesgo, les corresponde la misma conducta terapéutica.

Otra categoría comprende a los pacientes de bajo riesgo, sintomáticos leves o asintomáticos que han sido vacunados con Abdala y tienen 15 días o más de haber recibido la última dosis. “Pueden ingresar en el hogar y la conducta es expectante, no llevan tratamiento específico pero deben ser visitados constantemente por si cambia su condición.

“Los pacientes de alto riesgo con síntomas moderados requieren ingreso en las instituciones hospitalarias que cuentan con unidades de vigilancia intensiva, salas creadas con el objetivo de evitar el agravamiento del enfermo, lo cual se logra mediante un tratamiento precoz. Los casos graves y críticos son llevados a las unidades de cuidados intensivos”, destacó Martínez que la población debe estar informada y colaborar con la conducta adecuada en cada caso para garantizar el éxito del protocolo.

Deja una respuesta