Nadie,nada, nunca

Santiago de Cuba, 30 de may. – Resulta que ustedes no tienen piernas. Nadie, nada, nunca me va a quitar lo mío, lo nuestro. Mi casa la hice yo, con mis manos y la de mis vecinos solidarios, y son muchos. ¿Quién se atreve a venir a quitármela? Y mi centro de trabajo ¿Quién osa decir que el lugar  es suyo? Pueden entretenerse en dictar leyes y más leyes, algunas con sabor a música como Trump, por ejemplo o con disfraces  de colores, Rubio, verbigraciao  con sabor a estropicio, Bolton, por ejemplo. ¿Pero, cuàl se atreve?

En lo mío,mando yo, por encima de razonamientos, sistemas y especulaciones, En el desorden mundial en que forzosamente vivimos hay gentes que se creen cosas y amenazan, pero no se atreven: tendrán que matar a muchos, y me incluyo, pero no le será fácil: somos gente de paz, pero llegadoel momento sabemos defendernos con todos los recursos incluidos los del corazón.

Solo que ninguno de los productores de amenazas vendrá. Mandarán a los mercenarios de siempre o a los ingenuos. Llegado el momento eso harán. Luego, pase lo que pase, ustedes celebrarán con una copa, ese es el proceder habitual de quienes tienen poco entre las piernas, de los que solo son palabras y dinero, pero no es suficiente para domeñar a gentes como nosotros, y me vuelvo a incluir.

Si lo que quieren es bronca, hablen claro, olvídense de artimañas, de votaciones y congresos. Si se deciden, les sugiero que vengan preparados, aquí los esperan gentes que, admiración aparte por lo que hace su pueblo laborioso, saben de lo que ustedes son capaces de hacer para perturbar a los otros, para dañar al ser humano. Si no tienen otra opción decídanse, pero vengan ustedes. Dejen reposar los celulares, olviden a sus secuaces y vengan: es una solicitud particular.

No le he pedido permiso a nadie, la invitación es personal. Resulta que estamos cansados de amenazas y mentiras, de subterfugios y patrañas, de oír a gente indecorosa y cobarde. Queremos vivir en paz y si ustedes  no pueden resignarse a laderrota, vengan. Tienen dos opciones; o nos dejan tranquilos o acopian valor, si es que tienen como hacerlo,y  vienen. Ya sus periódicos,tan entrenados en la manipulación,le informarán sobre los pormenores de la bienvenida. Les sugiero estar atentos.

Deja una respuesta