Necesidad de una avicultura eficiente

Santiago de Cuba, 4 de mar. – Para los hombres y mujeres estimulados siempre por la materialización de sus planes productivos, resulta difícil por estos tiempos enfrentar incumplimientos ajenos a su voluntad ligados estrechamente a los problemas objetivos; sin embargo en ellos está presente el espíritu de sacrificio y la oportunidad para demostrar lo que con abnegación y entrega se alcanza nuevamente en el camino hacia la victoria.

Tal es el caso de la Unidad Empresarial de Base (UEB) ponedora El Brujo, la mayor entre las 12 de su tipo en la Empresa Avícola Santiago de Cuba, la cual el pasado año se quedó por debajo del plan de producción de huevos, una importante actividad económica relacionada a un programa de desarrollo estratégico del país como es el alimentario.

Marbelis Yacer Pileta, directora de la UEB, tiene actualmente seis meses al frente de ese colectivo integrado por 93 trabajadores –de ellos 42 mujeres- al cual distinguen el sentido de pertenencia y la eficiencia en el incremento de la producción a favor del pueblo. Allí, fue difícil el último trimestre del pasado año en el que ya casi tenían recuperados unos 2 000 000 de huevos por debajo del plan; sin embargo diciembre trajo consigo la falta de alimentos para la masa animal y la nefasta noticia del incumplimiento.

De esa manera, se rompía una cadena productiva positiva de un colectivo de trabajadores, que aspira en este 2019 volver a la senda triunfadora; de ahí que al cierre de febrero ya acumulen 1 217 200 unidades, cifra que representa un sobrecumplimiento del plan para esa etapa en unos 90 100 huevos, a decir de Marbelis, quien argumentó que el reciclaje de las aves y la reiterada falta de comida originó incumplimiento en enero.

El advenimiento de febrero, trajo consigo la estabilidad y la eficiencia, y por tanto el éxito productivo en el bimestre, donde son muy favorables los principales indicadores de la gestión económica, entre estos una viabilidad por encima del 90 %, el promedio de unos 289 huevos por gallina, la incorporación de las ponedoras y en la conversión (indicador que establece la relación entre la cantidad de pienso que consume un animal y los huevos que engendra).

Para el actual año, se proponen completar 22 000 000 de huevos, lo que reclama no solo del sobrado esfuerzo, consagración y entrega del colectivo, comenta Marbelis, quien añade además que una estabilización de la entrega del alimento animal y del permanente suministro de agua a la Unidad redondean el cumplimiento de la meta fijada como saludo a los aniversarios del asalto a los cuarteles Moncada y Carlos M. de Céspedes y el Triunfo de la Revolución.

Para Raúl Ernesto Gracé Revilla, secretario general de la sección sindical del centro, hay plena conciencia de los retos inmediatos de un colectivo donde hay estabilidad de la fuerza, sentido de pertenencia y alta disciplina tecnológica, además de la materialización de las tareas propias de los afiliados del Sindicato. Una demostración de lo anteriormente planteado es el promedio diario de unos 25 826 huevos en estos momentos, cifra que deja muy atrás los 11 600 planificados.

El plan del año está garantizado en la misma medida que se asegure en toda la etapa la comida y el agua, este último elemento constituye el 70 % de la composición del huevo, aseguró la directora de la Unidad, quien añadió que paralelamente se realiza la habilitación sanitaria de un bloque de cuatro naves donde se recibirán unas 40 000 gallinas ponedoras en este mes de marzo.

Muchos deseos de hacer y aportar, caracterizan a los hombres y mujeres de la UEB ponedora El Brujo, en el municipio de Santiago de Cuba, donde la necesidad de una avicultura eficiente se hace realidad a favor del desarrollo y consolidación del programa de producción de alimentos. Por: Luis Sánchez Del Toro.

Deja una respuesta