Nuevas motivaciones para el trabajo por el Primero de Mayo

Santiago de Cuba, 18 de abr. – Como es tradicional, los santiagueros esperan el Primero de Mayo, Día Internacional de los Trabajadores, con metas cumplidas en todas las esferas de la vida socioeconómica, en busca de  mayor eficiencia en el proceso productivo y la calidad de los servicios, además de la mirada puesta en las exportaciones y sustitución de importaciones como exige el momento.

Pero la celebración que moviliza a los colectivos del territorio y a todo el Verde Caimán, para saludar con resultados la fiesta proletaria, tendrá incentivos especiales en esta ocasión, en que la máxima dirección del país ha solicitado trabajar sin descanso con alternativas, ya diseñadas sin abandonar objetivos planteados, en función del bienestar del pueblo.

Alto y con claridad meridiana se habló en tal sentido en la recién realizada tercera sesión extraordinaria de la IX Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular, y el énfasis recayó en la necesidad de empeñarse a fondo y obrar con inteligencia, para mantener la soberanía y alcanzar toda la justicia con la mayor prosperidad posible.

Ante la difícil coyuntura internacional en que el enemigo tenaz y peligroso sigue acechando de cerca a Cuba, con recrudecimiento del bloqueo y en especial la persecución financiera, se impone poner énfasis en sectores estratégicos generadores de mayor impacto en la economía, pero con el fusil al lado del azadón y la herramienta.

Primero será necesario  asegurar y respaldar  las producciones y servicios con destino  a las demandas de la economía  interna, garantizar el encadenamiento entre las entidades, aprovechar las potencialidades  para la obtención de insumos nacionales y alcanzar niveles superiores en eficiencia en las inversiones.

De la mano del trabajo creador, en un abrazo indisoluble, deberá estar la defensa de la Patria, en momentos en que existe  un entorno geopolítico internacional complejo ante la agresividad de la derecha en América Latina, y la beligerante actuación del gobierno de los Estados Unidos  contra Venezuela, con acciones desestabilizadoras en la región.

Hoy como siempre,  hay que tener como bandera el ejemplo y el legado del Comandante en Jefe Fidel Castro,  un arma poderosa,  junto a la unidad de pensamiento y acción del pueblo para vencer cualquier desafío.

“Nuestro pueblo será tanto más grande cuanto más grandes sean los obstáculos que tiene delante”, había anticipado el líder de la Revolución, un mensaje que sirve para todos los tiempos.

El Primero de Mayo volverá a remover las fibras patrióticas de los santiagueros,  que tienen el privilegio de contar con Héroes del Trabajo, colectivos y centros vanguardias, capaces de protagonizar hazañas laborales,  un manantial de donde beber siempre para  aportar al progreso  y avance de la nación.

La fiesta proletaria constituirá continuación y colofón de la celebración del XXI Congreso de la Central de Trabajadores de Cuba, del 20 al 24 de abril venideros, cuyos acuerdos serán respaldados en las plazas de la Patria con el espíritu de Unidad, Compromiso y Victoria, no como consigna, sino como el sentido y la esencia de la vida y acción de los trabajadores.

Deja una respuesta