Orientar a los pequeños de casa en tiempos de Covid-19, contribuye a mejorar su estado de salud

El cuidado de los niños, máxime en el complejo escenario actual, es una actividad de un contenido muy sensible no se puede flaquear teniendo en cuenta el ascenso de contagios por Covid-19 en edades pediátricas.

Acompañar el desempeño del personal médico que combate la actual epidemia en diversos frentes de la sociedad, debería ser el principal compromiso desde cada domicilio indómito cumpliendo las medidas higiénico- sanitarias que impiden el contagio y educando a los más pequeños con responsabilidad ante el nuevo escenario epidemiológico.

Como la primera escuela en la cual se cultivan y aprenden los valores que conducirán a hombres y mujeres durante toda la vida, la familia debe orientar adecuadamente en estos tiempos de pandemia la actitud de los infantes hacia modos de pensar y hacer que contribuyan a su favorable estado de salud física y mental.

Educar desde casa constituye actualmente la piedra angular que tributará a la sociedad, individuos capaces de asumir o no, prácticas de comportamientos a tono con las exigencias sanitarias que impide la pandemia en el mundo, un mal de elevada transmisión aunque subestimado todavía por algunas personas.

Compartir con nuestros niños valores como la prudencia por el cuidado propio y el bien común resulta vital para desarrollar una efectiva vocación, que incluya la consideración y admiración por quienes defienden el derecho a la salud humana y la cooperación, para evitar más contagios a partir del desempeño colectivo del cual ellos también pueden ser parte.

El actual escenario deviene entonces, como una oportunidad para enseñar a los pequeños quizás la lección más importante de su existencia, el respeto a la vida.

Deja una respuesta