Pescadores de Santiago de Cuba por aportar más ante COVID-19

La empresa Pescasan, dedicada a la pesca y el procesamiento de esas especies en esta provincia oriental, apunta hoy a consolidar sus aportes como parte de la prioridad concedida en el país a la producción de alimentos.

Fuentes de la entidad informaron que en medio del enfrentamiento a la COVID-19, sus trabajadores sobrecumplieron con un total de 523 toneladas el plan de los primeros cinco meses del año, un ritmo que esperan mantener o mejorar en esta etapa buena para la captura.

Aludieron a las garantías de fuerza laboral y recursos materiales, principalmente los combustibles y equipamientos de refrigeración, para enfrentar los meses venideros, favorecidos además por las condiciones climatológicas en esta área geográfica.

Entre los embalses del territorio destinados a la acuicultura se refirieron a la presa Protesta de Baraguá, en plena entrega, y la Carlos Manuel de Céspedes, que se alista para las operaciones, junto a la recuperación de una granja de ceba en Parada, un acuatorio cercano a la ciudad.

Los colectivos de la empresa se han mantenido laborando y cumpliendo las medidas sanitarias y de distanciamiento establecidas, con diversas prioridades entra las que está la contribución a los módulos alimenticios que se distribuyen entre las personas más vulnerables.

Con una favorable situación basada en casi 40 días sin casos confirmados con la pandemia, esta provincia oriental se enfoca, bajo el liderazgo de su Consejo de Defensa, en el impulso a programas que ayuden a paliar las dificultades económicas derivadas de meses de afectaciones.

Deja una respuesta