Por una ciudad bella, higiénica y ordenada

Santiago de Cuba, 14 sep.— Hacer de Santiago de Cuba una ciudad más bella, higiénica y ordenada fue el llamado del General de Ejército Raúl Castro Ruz, tras los destrozos del huracán Sandy hace cinco años.

En opinión de los pobladores muchas son las mejorías en la urbe. Para Geovanis Vicet se aprecian los cambios en la infraestructura del casco histórico. María de los Ángeles Cruz reconoce los avances en la ambientación y los parques recreativos. “He ido a todas las provincias de Cuba y esta es la más limpia y organizada”, expresó Mirelis Velázquez.

Más allá de lo alcanzado persisten retos. “Parte de la ciudad de Santiago de Cuba está más bonita e higienizada, pero hay otras, sobre todo las de fuera del centro de la ciudad que no tienen esa misma imagen”, refirió Raúl Salazar.

“La gente echa basura en la calle”, dice Margarita González, a lo que agrega Virgen Betancourt: “están los cestos de basura y no los utilizan, si todos contribuyeran sería una ciudad mucho más bella”.

Para alcanzar el sueño, ha aumentado el presupuesto del municipio. Leodanis Román Sabón, Director Municipal Finanzas y Precios en el territorio expresó que este ha tenido un crecimiento de 157, 9 millones de pesos en los últimos cinco años. De esto Comunales ejecutó el 13 por ciento y es la tercera unidad presupuestada que más financiamiento recibe, después de Salud Pública y Educación. Se ha impulsado este sector con el uno por ciento de la contribución territorial, ya que en 2017 se aprobó 6 millones de pesos para la reanimación de parques en los Consejos Populares de Altamira, Chicharrones y los poblados de El Cristo, El Caney, y el bacheo de la ciudad.
Foto: Autor

En cuanto a las inversiones, “en 2017 se ejecutaron 1,8 millones de pesos para la adquisición de recursos que aseguran la higienización de la ciudad, como 15 camas de Ampirol, más de 100 contenedores plásticos y la remotorización de varios camiones”.

Los recursos que se destinan no satisfacen la demanda, razón adicional para cuidarlos. Por ejemplo el Parque Chicharrones, que se inauguró hace menos de un año, ya arrastra la huella de la irresponsabilidad y la indisciplina, que aunque no quedó impune, dejó el daño.

Arrojar basura es otro de los hechos sancionables. Francisco Dic Alvarado, Director de la Dirección Integral de Supervisión en el municipio Santiago dijo: “La imposición de las multas es insuficiente, pues no vemos el momento en que se depositan, generalmente en la noche. Esto a pesar de que cada distrito tiene un inspector de Higiene, porque son insuficientes las denuncias por la población de los hechos”.

Combatividad y conciencia demanda la historia de la esquina cercana al Hospital Infantil Sur, donde era habitual el cúmulo de basura. “Aquí, en Reloj, esquina Trocha se ubicaron dos contenedores verdes, y los dos se los robaron, al igual que en Santa Rosa esquina Trocha, que se ubicaron otros dos y desapareció uno”, denunció Eglis Gil Martínez, Jefe de Higiene del Distrito 2 de Santiago de Cuba. Ante la situación las autoridades colocaron una cámara Ampirol, sin embargo las personas continúan arrojando basura en la calle.

Se trata de eliminar irresponsabilidades como esta, y entre todos hallar soluciones para un mejor Santiago.
Por: Gretchen Gómez González

Deja una respuesta