Prensa Latina y su delegación santiaguera

Santiago de Cuba, 15 de jun. – Antes de que la Revolución proclamara el socialismo, antes incluso que se promulgara la Ley de  Reforma Agraria y se nacionalizaran las empresas extranjeras, la prensa burguesa y derechista  lanzó un diluvio de calumnias y distorsiones contra  Cuba.

En esta situación Fidel Castro convocó, en La Habana, a la Operación Verdad. El 22 de enero de 1959, 380 periodistas de Estados Unidos, América Latina y el Caribe acudieron a su llamado.Allí nació la idea de crear una agencia informativa que tuviera como divisa la verdad.

El 16 de junio de ese mismo año nació oficialmente Prensa Latina (PL). Su fundador fue el Che y su primer director el periodista argentino Jorge Ricardo Masetti. Algunos le pronosticaron un mes de vida. En estos días cumple 60 años y goza de buena salud. PL, agencia informativa objetiva pero no imparcial, funciona como una voz del Tercer Mundo y disfruta de un merecido prestigio internacional.

La región oriental se incorpora al trabajo de Prensa Latina desde el mismo año del nacimiento de la Agencia, a partir de la labor de periodistas situados en lo fundamental en Santiago de Cuba y Holguín o de enviados especiales que acudían a la región a reportar situaciones y  actividades de gran trascendencia. Como resultado del desarrollo su participación informativa en la zona fue creciendo y en 1999 se crea la corresponsalía de Santiago de Cuba, la cual se convierte en delegación  en el 2002.

Como misión adoptó la siguiente: “Somos una agencia de noticias objetiva, comprometida con las causas más progresistas de la humanidad, encargada de difundir la verdad sobre la Revolución Cubana, en particular el quehacer noticioso de las provincias orientales, por todo el mundo, especialmente por el  Tercer Mundo”. Esa misión la han cumplido desde su creación, resultado reconocido por la dirección nacional de PL, por la Unión de Periodistas de Cuba, el Partido Comunista de Cuba y el  Gobierno en el territorio.

Prensa Latina cuesta y por ello la delegación se autofinancia. Por eso además de la labor periodística, que es la esencial, asume tareas comerciales encaminadas a garantizar los ingresos que permitan el funcionamiento de la organización y su desarrollo. En moneda nacional  la actividad fundamental es el servicio de difusión

Es decir, PL envía a los órganos de prensa  informaciones necesarias para el trabajo de los medios y estos las pagan. Además, la difusión es una fuente para actualizar a los periodistas de los diferentes órganos de prensa del territorio. La comercialización en pesos convertibles ha cambiado a partir de las trasformaciones de las circunstancias del país, pero los resultados siempre han sido positivos.

Deja una respuesta