Presentan primera edición impresa de la Revista Artcrónica sobre escultura contemporánea

Santiago de Cuba, 18 sep.— En la filial santiaguera de la Union de Escritores y Artistas de Cuba se presentó la primera edición impresa de la Revista Artcrónica dedicada a la escultura contemporánea.

Por segunda ocasión este material se presenta en Cuba, bibliografía de vital importancia para artistas y estudiosos de la escultura ambiental en Cuba.

Santiago de Cuba es una plaza donde se defiende la escultura ambiental y el Simposio “René Valdés Cedeño” patrocinado por la Fundación Caguayo es uno de esos esfuerzos válidos: “El Simposio ofrece la particularidad de que estudiosos y escultores cubanos puedan realzar obras de carácter ambiental. Con el resultado de este evento se cualifican espacios citadinos de la ciudad que posibilitan crear una galería a cielo abierto y que el ciudadano pueda interactuar con obras muy contemporáneas dentro del género de la escultura ambiental en nuestro país”, declaró Tomás Lara, Presidente del Codema y escultor.

Todo lo relacionado con esta manifestación artística, es tema de interés en esta ciudad. Quizás eso determinó que la primera edición impresa de la revista vuelva al público luego de su presentación en el Museo Nacional de Bellas Artes, en la capital cubana.

En la filial santiaguera de la UNEAC se presentó el ejemplar por vez primera en formato impreso, que tiene como propósito actualizar y analizar el rumbo de esta manifestación desde una perspectiva plural: ”Este es un hecho singular para el conocimiento de esta manifestación de las artes visuales. Ha sido una colaboración del Codema Nacional y del colectivo de la propia revista. En un principio este material iba a tener un corte más personal pero decidimos que fuera pluralizada en su contenido para que brindara oportunidad a los expertos y conocedores para acceder al tema de la escultura”, añadió Lara.

La revista con sus oportunos ensayos y entrevistas llega hasta, instituciones docentes y culturales, especialistas, artistas y estudiosos en Santiago de Cuba.

Por: Karina Sotomayor Otero

Deja una respuesta