Pronta recuperación de aeropuerto santiaguero con primera operación tras Laura

El aeropuerto internacional Antonio Maceo de Santiago de Cuba realizó hoy su primera operación hacia Haití y mostró la pronta recuperación del campo de vuelo y las comunicaciones, tras el paso de la tormenta tropical Laura, el lunes pasado.

Ramiro Díaz, coordinador general de aeropuertos en la zona suroriental de Cuba, afirmó que los de Baracoa, Guantánamo y esta urbe están listos para cumplir las maniobras correspondientes a la tercera fase de recuperación postcovid-19, establecida en los territorios donde se ubican.

En las primeras horas del día en que azotó Laura se recobró la pista del aeródromo santiaguero que fue dañada, lo cual está estipulado ante desastres para recibir, si es necesario, ayuda humanitaria y otros auxilios, apuntó Díaz.

Fueron pocas averías, toda vez que esta terminal se renovó para ampliar sus instalaciones por exigencias de la batalla contra el nuevo coronavirus, argumentó Héctor Rivera, inversionista de la entidad en el suroriente.

La cristalería de dos puertas, 40 metros cuadrados de falso techo, una porción de la cerca perimetral y del muro de piedra ya fueron sustituidas y en esta jornada los obreros voluntariamente recogen ramas separadas de árboles que afean el entorno de la terminal internacional.

Una brigada para respuesta en caso de eventos en tiempo real se ocupó, antes del evento meteorológico, del resguardo de los bienes materiales y en apenas unas horas evaluaron los daños y se volvió a la normalidad de esta tercera fase después de la pandemia, añadió el inversionista.

El Antonio Maceo, por las restricciones pos-COVID-19, transformó y amplió los salones que ahora muestran huellas de separación de 1,5 metros (m), en el piso, más un salón para realizar pruebas de PSR en tiempo real a la llegada de los viajeros que lo requieran.

También, crearon condiciones para las acciones higiénico sanitarias, el lavado de manos con gel clorado y baños podálicos por la única entrada que tendrán las terminales nacional e internacional con acceso único a personas comprometidas con boletos y portando el nasobuco.

Otras son la ubicación de pantallas protectoras de acrílico en los mostradores de atención a la población, áreas de inmigración y chequeos, y esos especialistas usarán mascaras que preservan el rostro en el intercambio con el viajero o interesado.

Deja una respuesta