Proteger la vida, distribuir con organización y producir alimentos

Santiago de Cuba 30 mar.- Cuando la provincia de Santiago de Cuba amaneció el pasado sábado, con tres nuevos casos confirmados con la Covid-19 y suma cinco, las autoridades locales encabezadas por el Presidente y la vicepresidenta del Consejo de Defensa Provincial, Lázaro Expósito Canto y Beatriz Jonhson Urrutia redoblan el trabajo organizativo y adoptan nuevas medidas de enfrentamiento a la propagación de la enfermedad.

Entre las acciones que fueron analizadas en el Consejo de Defensa, están la creación de un centro de aislamiento en el municipio cabecera para los contactos de los casos sospechosos y se prevé abrir otros con el mismo fin en los municipios; se conoció que el sistema de salud santiaguero se prepara para realizar el test diagnóstico a la totalidad de las personas que se encuentran ingresadas bajo sospecha de padecer la enfermedad.

Durante la puntualización, se informó que el próximo día 30 de marzo estarán los productos de la canasta básica en las respectivas bodegas, mientras se diseñan estrategias para regular la venta de alimentos suplementarios y extenderlos al mayor número posible de puntos, con el objetivo de lograr que la población los adquiera de forma organizada, cumpliendo las medidas de distanciamiento social y protección personal establecidas por las autoridades de salud.

Las organizaciones de masas y Cultura también se suman a las tareas solidarias y de orientación social, como el uso de un auto parlante en lo que interviene la Central de Trabajadores de Cuba, la confección de nasobucos y su distribución gratuita a la población en sitios de concentración de personas como los puntos de transportación de pasajeros, priorizando a los adultos mayores y los niños, además de la ayuda a los ancianos que viven solos, ambas tareas lideradas por la Federación de Mujeres Cubanas y los Comités de Defensa de la Revolución.

El Presidente del Consejo de Defensa Provincial, Lázaro Expósito Canto convocó a los santiagueros a redoblar la producción de alimentos poniendo en práctica la experiencia en la Agricultura Urbana que atesora la provincia, y a organizar y explotar mejor las potencialidades de los polígonos productivos creados, precisamente para enfrentar contingencias como estas con un mínimo de consumo energético y utilizando alternativas para la elaboración de alimentos ligeros.

Deja una respuesta