¿Qué es gestión ambiental empresarial?

Santiago de Cuba, 5 de sept. – La idea de Gestión Ambiental en las empresas ha ido evolucionando a lo largo de los últimos años, principalmente por los cambios que ha experimentado la sociedad en el concepto de protección global del medio ambiente.

En efecto, de una manera creciente la Gestión Ambiental en las empresas no es ya una materia de cumplimientos legislativos y normativos cada vez más estrictos, sino que se traduce en una visión estratégica de mercado y de planificación de actuaciones en el marco de las últimas décadas.

Las diferentes empresas cada vez más interesadas en alcanzar y demostrar una sólida actuación medioambiental, empiezan a solicitar a los diversos organismos nacionales e internacionales la sistematización de requisitos necesarios para la demostración del funcionamiento de la Gestión Ambiental en la empresa.

La finalidad principal de las normas relativas a Sistemas de Gestión Ambiental es proporcionar a las organizaciones orientación sobre qué elementos deben considerar en materia de protección medioambiental,para asegurar que en el desarrollo de sus actividades se tiene en cuenta la prevención y la minimización de los efectos sobre el entorno.

Partiendo de esta base, los Sistemas de gestión se basan en la idea de integrar un Sistema potencialmente disperso de protección medioambiental en uno sólido y organizado, que demuestre que se tiene en cuenta el control de las actividades y operaciones que podrían generar impactos medioambientales significativos.

A nivel general, la implantación de un Sistema de Gestión Ambiental de acuerdo con las normas internacionales demuestra que la organización cumple con los siguientes requisitos:

Está comprometida con la responsabilidad de mantener una política y unos objetivos medioambientales destinados a la mejora continua de sus actuaciones frente al medio ambiente, planificando en todo momento sus actuaciones;

Realiza una comprobación de su situación respecto a la reglamentación y normativa medioambiental aplicable a sus actividades;

Identifica y valora los aspectos medioambientales asociados a sus actividades, servicios y productos, definiendo pautas de actuación para su prevención y control;

Realiza el seguimiento y la medición de las características relacionadas con los efectos medioambientales que pudieran producirse, interpretando y analizando los registros.

Designa las responsabilidades y recursos necesarios para el cumplimiento de sus prioridades; y asegura la formación de su personal respecto a la Gestión Ambiental.

Deja una respuesta