Filosofando

En un trabajo anterior me había referido a los proverbios y refranes que inundan el dicharachero cubano asociándolos a la actualidad que nos compromete con la pandemia del coronavirus, y que no dejan de ser costumbres criollas del cubano relacionadas con la vida cotidiana y, ¿cuál cotidianidad es mayor en estos tiempos que la Covid 19?

Hoy quiero referirme a las frases célebres que encierran tanta sabiduría como los refranes y proverbios, pero en estos casos han sido dichas y creadas por notorios pensadores, hombres de ciencia, del arte y las letras, filósofos reconocidos a través de los tiempos.

Digamos que los aplausos que se generan en toda Cuba a las 9 de la noche dedicados a los médicos y personal de la salud que están primera fila luchando contra la infección que produce el Sars–CoV-2 pueden estar reflejados en esta hermosa frase del novelista y poeta colombiano Álvaro Mutis:

“Cuando la gratitud es tan absoluta las palabras sobran”.

La actitud intransigente, egoísta, malvada y criminal de Donald Trump al mantener y arreciar el bloqueo contra nuestro país a pesar del brote epidémico mundial de la Covid 19, no puede estar mejor reflejado que en el epíteto grecolatino del año 50 antes de Cristo:

“El infortunio pone a prueba a los amigos y descubre a los enemigos”.

Muy parecido al que pronuncio Napoleón Bonaparte, emperador Francés nacido en 1769 cuando escribió:

¿Queréis contar a vuestros amigos? Caed en el infortunio.

Sin embargo la unión de pueblo y gobierno, los lazos de nuestros científicos aunados a los de los médicos y otro personal de la salud e incluso de factores de la comunidad y trabajadores cubanos en la lucha contra el nuevo coronavirus se patentiza en esta sentencia filosófica del poeta latino Publio Sirio:

“Donde hay concordia, siempre hay victoria”.

Sin embargo la unión de pueblo y gobierno, los lazos de nuestros científicos aunados a los de los médicos y otro personal de la salud e incluso de factores de la comunidad y trabajadores cubanos en la lucha contra el nuevo coronavirus se patentiza en esta sentencia filosófica del poeta latino Publio Sirio:
“Donde hay concordia, siempre hay victoria”.

Qué gran filosofía se aplica, cuando a pesar que nuestros científicos enarbolan estudios sólidos en sus laboratorios, medicinas altamente demandas por otros países, incluso estudios probados de efectividad, continúan con gran modestia alertando que en el caso de la Covid 19, la mejor vacuna es el aislamiento social, para ellos esta frase del gran Miguel de Unamuno que en 1890 acuñó:

“La verdadera ciencia enseña, sobre todo, a dudar y a ser ignorante”.

Otra hermosa frase filosofal es la que el escritor y científico estadounidense Isaac Asimov escribe en la primera década de los años 90:

“Un científico es un hombre tan endeble y humano como cualquiera; sin embargo, la búsqueda científica puede ennoblecerle, incluso en contra de su voluntad”.

Para no extenderme en el tema cierro con la aseveración que realiza a través de una frase hermosa y valedera para todos los tiempos, uno de los más eminentes científicos del mundo, el célebre químico y bacteriólogo, desarrollador de la teoría germinal de las enfermedades infecciosas el Francés Luis Pasteur:

“La ciencia es el alma de la prosperidad de las naciones y la fuente de vida de todo progreso”.

Porque además como anillo al dedo para nuestros científicos y personal que hoy combate la pandemia de la Covid 19, diría el escritor italiano Carlos Dossi:

“Nada vale la ciencia si no se convierte en conciencia”.

Escrito por Santiago Carnago López

Deja una respuesta