La vitrola

Santiago de Cuba, 26 de ene.- Muy pequeños éramos los que nacimos en los años 40 o 50 del siglo pasado, pero muy fuerte el recuerdo sonoro que invadía los barrios santiagueros sobre todo en las esquina donde bares y cantinas tenían su encentamiento citadino.

Puerta abierta para las veladas de más de un trasnochador que entre tragos y nostalgias apretaba las teclas de aquel, para la época, “novedoso” aparato que algunos llamaban Victrolas pero la mayoría lo conocimos como traga- niquel y que sin dudas formaba parte del panorama musical cubano.

Victrolas había por doquier  y no solo en los bares, también en las fondas, en los cafés, en las bodegas y hasta en algún que otro timbiriche, era una suerte de voto popular a las canciones preferidas, pues el dinero suyo era el que activaba el disco a escuchar 

Solo introducir una moneda en la abertura indicada y aquel monstruo te dejaba oír la música solicitada que previamente te mostraba en una lista combinada entre letras y números.

Se reconoce entonces que existía un mercado en la música victrolera altamente consumida que apaciguaba la melancolía, estimulaba las pasiones, avivaba los recuerdos  y sosegaba la nostalgia, a la Victrolas llegaban con preferencia aquellas canciones, boleros sobre todo, en los que sus letras hablaban de infidelidades, traiciones, amores platónicos o desagradecidos, desengaños, bajas pasiones, pero sobre todo enmarcando a la mujer en un hálito de desvergüenza, perdición e infidelidad pero a la que se seguía amando a pesar de sus desvíos.

En las Victrolas se hicieron famosos cantantes y canciones, algunos saltaron a  la fama de la radio y la televisión desde la equina de algún barrio como lo fueron Orlando Contreras, Ñico Membiela, José Tejedor y Blanca Rosa Gil, Lino Borges o Vicentico Valdés, otros no tuvieron tamaña suerte porque las manos dueñas de sus destinos con la moneda en la ranura, no marcaban las teclas de sus canciones

Por supuesto que los realizadores de la radio en la época detectaban la preferencia del público por la repetición de las canciones en las Victrolas y eran los temas que difundían en sus producciones, haciendo al cantante más popular de lo que ya era en la cantina.

Aunque la voz mas popular para llamar al aparato mecánico exponencial para escuchar música es vitrola, se le inscribe como Victrola porque es la disquera RCA Victor la que introduce y populariza sus Victor’s Talking Machines, que fueron máquinas para reproducir automáticamente el sonido grabado en discos con la inserción de una moneda de cinco centavos o medio real que todos llamaban niquel. Es decir, las Victrolas: que en el argot popular eran traga- niquel

Quiero aclarar que el vocablo níquel proviene de la influencia norteamericana que llama a nickel a la moneda de cinco centavos de dólar o Jefferson nickel, moneda circuló en aquel país desde 1790 y que primeramente fue llamada «half dime» (medio diez) y posiblemente de ahí lo de medio real que en Cuba se llamaba a la moneda de diez centavos

Traga-niquel o  Victrola lo cierto es que el aparato significativo emisor de música, constituyó un figura de cultura popular Cubana, lamentablemente las Victrolas se habían convertido a la vez en un sustento ambiental para casinos, garitos y salones de juegos que fueron destruidos por la revolución del primero de enero de 1959 y con ellos la prohibición del uso de los traga-niqueles sobre todo en bodegas y establecimientos abiertos.

Como es de imaginar los cafés y otros negocios añoraban el regreso de la Victrolas que redondeaban el ambiente de sus ventas, mas nos era la opinión de los músicos, ahora agrupados en instituciones estatales y que abogaban por la música en vivo en los establecimientos, pues aquellas máquinas cerraban a sus intérpretes una fuente de empleo.

Definitivamente ambas opiniones se equilibran en el panorama cultural cubano y se empiezan a otorgar nuevos permisos para operar las victrolas pero estas no podían quedar cerca de hospitales, templos religiosos, escuelas, juzgados al tiempo que se fomentaba también la aparición de la música en vivo.

Todavía existen Victrolas en algunos centros turísticos nacionales que todavía funcionan por obra y gracia del ingenio cubano, pero la mayoría son piezas de museo.

Nuevas Victrolas existen en el mundo, pero ya no hay que llegar a la ranura con la moneda, ahora son sistemas digitales que funcionan por bluetooth y se pagan las canciones seleccionada con tarjetas magnéticas, es que todo cambia, todo menos seleccionar a gusto la canción de tu preferencia.

(Santiago Carnago)

Deja una respuesta