Razones para ratificar con el Sí la Nueva Carta Magna

Santiago de Cuba, 24 de ene.- Los santiagueros han vivido jornadas reveladoras para el futuro de la Patria y de sus hijos e hijas, al participar activamente en la consulta popular de la Nueva Carta Magna, aprobada por la Asamblea Nacional del Poder Popular y que debe ser ratificada en referendo el venidero 24 de Febrero, una fecha realmente histórica.

 El proceso ha sido de análisis bien pensado, de argumentos y propuestas enriquecedoras,  aportaciones importantes que demuestran experiencias válidas en aras de atemperar a nuestro tiempo y condiciones la Ley de leyes que regirá los destinos del país a que aspiramos, con todos y para el bien de todos.

Por la dimensión y alcance del texto constitucional, hay conciencia de que la responsabilidad  es enorme al ejercer el voto  por la Ley fundamental, texto jurídico-político más importante de la nación, sobre el que se asentará el Estado.

  En ese mismo sentido de trascendencia,  las razones que tienen las generaciones actuales de contribuir a su concepción son también enormes.

 Se ha experimentado con ese ejercicio soberano  la fortaleza de la Revolución cubana y el poder del pueblo, capaz de desarrollar  un proceso profundamente democrático, desconocido en el mundo de hoy, al ser tenidos en cuenta los criterios, aportes y sugerencias e, incluso, las inconformidades y dudas de las personas en torno a postulados y principios que plantea la nueva Constitución.

  Cuba está preparada para asumir con éxito el referendo, tras una Reforma total de la Constitución que fue  aprobada el 24 de febrero de 1976, con el apoyo del 97,7 por ciento de los ciudadanos que concurrieron a las urnas. Su actualización se corresponde con las transformaciones en el país, los acuerdos del Vl y Vll Congresos del Partido Comunista de Cuba (PCC), el porvenir predecible y a contenidos de tratados y protocolos internacionales apoyados  por nuestra nación.

  Ciertamente existen propuestas muy profundas y de vital importancia en lo político, económico y social, de las cuales mucho se ha intercambiado con esclarecedoras consideraciones de especialistas en los asuntos jurídicos y del Derecho.

 Ha suscitado mucho interés y debate el derecho de igualdad, presente en el documento, que supera la concepción plasmada anteriormente, referida a elementos como color de la piel, sexo y raza, pues ahora abarca también la no discriminación por género, identidad de género, orientación sexual, origen étnico y discapacidad.

 También asuntos relacionados con los municipios ha acaparado la atención, en el sentido de que adquirirían mayor relevancia a partir del reconocimiento de su autonomía, ejercida en correspondencia con los intereses de la nación, lo que amplía la posibilidad del desarrollo local y la administración de los recursos  para lograrlo.

  Estos temas y otras novedades han  motivado tertulias, intercambios de las personas en hogares, centros de trabajo, escuelas y lugares públicos y las expectativas son muy altas, en espera de que ese arsenal de ideas se revierta en más prosperidad para Cuba y los cubanos.

  Para la jurista Solanch Sanz existe el deber de preservar  derechos que siguen siendo  conquistas en la Isla, pero a la vez son retos para organizaciones como la Federación de Mujeres Cubanas que debe influir para  ganar en cultura jurídica y estar en mejores condiciones de comprender y participar para lograr una educación de respeto, inclusión y tolerancia.

 Considero que es lo más justo votar por el SÍ enel referendo de la  nueva Constitución; es una forma coherente con la historia del pueblo cubano al hacerlo por el socialismo, por Cuba, por la Patria, por Fidel y por nuestros hijos e hijas, enfatizó.

Aleyda Torres, trabajadora de Servicios Comunales, es del criterio que cada uno de los hombres y mujeres  de esta tierra cuenta con un potencial de argumentos que favorecen la legitimidad histórica de dar un rotundo Sí a la Nueva Carta Magna el 24 de Febrero.

En el interés de concebir la mejor Constitución que merece Cuba, el pueblo respondió a la convocatoria de discutirla a fondo y ahora tiene la posibilidad y responsabilidad de ratificar el voto que ya dieron los diputados al Parlamento cubano, como verdaderos representantes de nuestro pueblo, opinó la joven licenciada en Higiene y Epidemiología,  Dayneris Danger. 

Por: Aída Quintero Dip.

Deja una respuesta