¿Reciclar los escombros?… ¿Un sueño?

Santiago de Cuba, 12 de dic. – Fue pregunta que se me ocurría cuando siempre me he cuestionado la cantidad de toneladas de estos desechos, que tuve que mandar a desaparecer un día cuando demolía varias paredes sin saber el destino que tomaron…  Todavía me golpea la pregunta… ¡Será difícil en mi Santiago aprovechar los desechos?   

Me alegré cuando leí sobre lo sorprendidas que quedaban muchas personas cuando el Dr. José Fernando Martirena Hernández, director del Centro de Investigaciones de Estructuras y Materiales de la Universidad Central Marta Abreu, de Las Villas, contaba que en el lejano país de  la India se había reconstruido un edificio con la utilización, prácticamente, de sus propios desechos.

¡Por Dios!… Mi sueño hecho realidad… Me decía yo…

Esa revelación esclarecía que no es una quimera la propuesta de reciclar los escombros de edificios demolidos en el sector estatal e, incluso, de los particulares, que por lo general van a parar a espacios públicos con sus adversas consecuencias. Y llegaba entonces la pregunta materializada, en vivo y directo… ¿Conoce usted del posible reciclaje de los materiales de construcción?

Otra vez pensé en el Dr. Martirena…

El respaldaba sus palabras con hechos prácticos, al mostrar una industria local de materiales de la construcción de Manicaragua, en funcionamiento para fabricar bloques, cemento, mosaicos y marcos de puerta de hormigón a partir de áridos del reciclaje de los escombros.

Enhorabuena, pues entonces, sé que se están dando los primeros pasos…

Y Claro, coincido en que tampoco será cuestión de coser y cantar. Se requiere preparar la infraestructura, en lo esencial de molinos que puede hacer la Industria Mecánica e incluso capacitar al personal encargado de esas labores, y establecer normativas que garanticen la calidad de los nuevos productos y claro, en este proyecto del reciclaje debe sumarse también la Empresa de Recuperación de Materias Primas, que podría introducir los escombros entre los renglones que compra.

Este incentivo, sin dudas, motivaría a muchos… ¿Qué piensa usted de todo esto?

Y les muestro un ejemplo que hace unos días conocía y me permito “reciclarlo” en esta mi Emisora Radio Mambí…

Aquí le tiene.

Al borde del amasijo de caminos en la parte más profunda del barrio periférico capitalino del Husillo, abundan los carteles que anuncian la venta de materiales de la construcción, porque allí laboran pequeñas industrias privadas y se alza una planta estatal que recicla escombros.

Entre las malezas de la zona del municipio de Marianao conocida por su tradición en el área de la construcción, la Planta de Reciclaje de Escombro Husillo es operada por 30 trabajadores, que producen el material llamado localmente aresco, elaborado a partir de la clasificación y molienda de los restos de las demoliciones, derrumbes y obras de reparación en La Habana.

Así el reciclaje gana espacio en el programa de producción local de materiales de construcción, una iniciativa con crecimientos sostenidos anuales de entre 8 y 11% en el último quinquenio, dentro de un rubro clave que aún no satisface las demandas y recibe fuertes presiones del sector residencial y económico.

¿Cuándo alguien se encargará con toda fuerza de este trabajo en mi territorio?

“Todo se vende”, se dice en una publicación que bien contesta a mis atinados pensamientos… Y llega la palabra aresco como término novedoso en el vocabulario de toda mi vida y me entero hasta de un folleto humilde, que en la planta entregan a los consumidores, e indica que el aresco es “un producto reciclado de calidad probada (…) para ser utilizado como mortero de albañilería”. Y hasta que el texto propone dosificaciones para ahorrar cemento a la hora de usarlo para unir muros de ladrillos y bloques, enchapes, pisos y recubrir paredes.

Sueño que No es tan sueño…

Duermo con la esperanza de levantarme un día y ver cerca de mi que, encauzada por los gobiernos locales, donde confluyen actividades productivas estatales, privadas y cooperativas, llegue como proyecto en cada Consejo Popular la obligatoriedad del ARESCO con todo un modelo o normativas de gestión integral de tratamiento a los residuos de la demolición y construcción en Santiago de Cuba para obtener áridos, que ya demuestran su viabilidad y atraen a operadores privados e informales, tal y como desde hace mucho tiempo ocurre en países de Europa y Asia.

Ventajas?…

Así lo detalla el escrito … Introducir el reciclaje resulta factible económicamente, disminuye el consumo de áridos naturales y protege al medio ambiente.

Y de ese modo lo presentó un tanto más esclarecedor para que no quede dudas

  1.  Disminución de la cantidad de residuos que van a parar a vertederos.
  2. Disminución de la cantidad de residuos que van a parar a vertederos ilegales, como descampados, huertos, cunetas y hasta en aceras y esquinas…
  3. Beneficio económico derivado de esta nueva actividad, creando nuevos puestos de trabajo y generando riqueza
  4. Y el más importante, beneficio ecológico al reaprovechar los materiales evitando la extracción de recursos naturales….

Quiere más?…

De todos modos… Esos son mis sueños, y No quiero que me diga lo que Calderón de la Barca¿Qué es la vida? Una ilusión, una sombra, una ficción, y el mayor bien es pequeño: que toda la vida es sueño, y los sueños, sueños son…

Deja una respuesta