Recuerdan en Santiago de Cuba a héroes y mártires del 30 de Noviembre

Con las primeras luces del día y el depósito de ofrendas florales a título del General de Ejército Raúl Castro Ruz, del Presidente de la República Miguel Díaz-Canel Bermúdez, de la Asamblea Nacional y del Consejo de Estado, del pueblo de Cuba y familiares de los caídos, junto a la tarja que recuerda la heroicidad de Pepito Tey, Tony Alomá y Otto Parellada, se inicio este 30 de Noviembre, el acto de conmemorativo del Levantamiento Armado de Santiago de Cuba.

Una vez más una representación del pueblo santiaguero, que aquel día de 1956 vio vestir por primera el uniforme verde olivo, se dio cita en la Loma del Intendente para evocar aquella gloriosa gesta. Al igual que en aquella mañana de 1956, las nuevas generaciones fueron los protagonistas del hecho, quienes entre poemas, canciones y oratoria expresaron la voluntad de seguir el ejemplo de aquellos valerosos jóvenes.

Durante la ceremonia trascendió la gran significación de esta fecha para la historia de la Patria, que al decir del General de la Reserva Luis Cuenca Pupo tuvo una repercusión inmediata:

«aquella mañana en el fragor del combate le nacieron a la Patria cubana varios símbolos de vigencia para todos los tiempos, uno de ellos es la figura de los héroes Pepito Tey, Tony Alomá y Otto Parellada, quienes ofrendaron su vida aquí, en el mismo lugar que hoy venimos a darle no sólo el merecido o honor, sino a dedicarle la obra construida y defendida durante estos largos años de lucha y de combate y de victoria. Nacieron ese día los símbolos del uniforme verde olivo, que identificaba a nuestras instituciones armadas y los brazaletes rojo y negro del Movimiento 26 de Julio y creció ese día el símbolo de Santiago de Cuba como ciudad rebelde”.

De igual manera, Yaneidis Hechavarría Batista, Presidenta de la Asamblea Municipal del Poder Popular, en las palabras centrales, destacó la significación del 30 de noviembre para los habitantes de esta urbe oriental:

“Este día perdimos a tres de los principales líderes y más valiosos compañeros… pero ganamos la reafirmación de un pueblo dispuesto a entregarla vida por la libertad. Frank País quien dirigía esta lucha, momentos más tarde expresó: «La población entera de Santiago, enardecida y aliada entera a los revolucionarios cooperó unánimemente con nosotros, cuidaba a los heridos, escondía los hombres armados, guardaba las armas y los uniformes de los perseguidos, nos alertaba, nos prestaba las casas y vigilaba el lugar avisándonos de los movimientos del Ejército, era hermoso el espectáculo de un pueblo cooperando en los momentos más difíciles de la lucha».

Ese mismo pueblo luchó en la clandestinidad, en la Sierra, logró la victoria aquel primero de enero, ese mismo pueblo ha pasado 61 años haciendo Revolución, enfrentando misiles, agresiones armadas, mediáticas , políticas, económicas, biológicas, eventos climatológicos, pandemias y es ese mismo pueblo que hoy sigue aquí…. ”

Al cierre del encuentro, la Banda de Música del Ejército Oriental interpretó la Marcha del 26 de Julio, himno que despidió a los presentes donde se encontraban los miembros del Comité Central del PCC Lázaro Expósito Canto, primer secretario en la provincia, y Beatriz Johnson Urrutia, miembro del Consejo de Estado y gobernadora de la provincia, representantes de las organizaciones políticas y de masas, así como combatientes de la Revolución y una representación del pueblo santiaguero.

En la mañana de este 30 de noviembre, pioneros, combatientes y una representación del pueblo santiaguero; rememoraron simbólicamente desde la Policía Marítima en las inmediaciones de la Aduana, el levantamiento armado de 1956, cuando por vez primera Santiago de Cuba se vistió de verde olivo.

Desde este sitial de la historia patria, la juventud indómita honró a los mártires caídos en la acción contra la dictadura batistiana, y patentizó el compromiso de las nuevas generaciones de cubanos con la Revolución, máxime en la actual batalla por la vida en que se ha convertido el enfrentamiento a la Covid19.

Una jornada de remembranza, una cita con la historia de la nación, que aun en medio de condiciones atípicas, y con total apego a las medidas sanitarias establecidas; convoca cada 30 de noviembre a santiagueras y santiagueros, a honrar a sus héroes, como muestra de reafirmación revolucionaria.

Texto y Fotos: Lianne Garbey y Yailen Fuentes Cala

Deja una respuesta