Rememoran inicio de la Invasión a Occidente en Santiago de Cuba

Con el depósito de una ofrenda floral a nombre del pueblo de Cuba ante el obelisco conmemorativo de la Protesta de Baraguá, pobladores del municipio santiaguero de Mella rememoraron hoy el inicio de la Invasión a Occidente, el 22 de octubre de 1895, protagonizada por tropas del Ejército Libertador.

Encabezaron el acto de recordación Lázaro Expósito, primer secretario del Partido Comunista de Cuba en la provincia; la gobernadora Beatriz Johnson, y Luis Lores Moreira y Julián Álvarez, jefes de la Región Militar Santiago y del Ministerio del Interior, respectivamente.

Dirigentes de organizaciones políticas, sociales y de masas de Mella, y una representación del pueblo estuvieron en la ceremonia, que fue amenizada por artistas de la Brigada José Martí, la declamadora Esmeralda Martínez y la banda municipal de conciertos.

Desde ese histórico sitio, donde el 15 de marzo de 1878 Antonio Maceo Grajales rechazara el Pacto del Zanjón, salieron las tropas mambisas al mando del Mayor General, con el objetivo de extender la guerra a todo el país, destruir la economía de Occidente, eliminar las manifestaciones de caudillismo y regionalismo y conseguir el reconocimiento internacional.

Según el profesor de la Universidad de Oriente Manuel Fernández Carcassés, luego de concluida la Campaña de Oriente el Titán de Bronce encaminó sus esfuerzos a organizar el contingente invasor encargado de llevar la contienda bélica a Occidente.

El académico apuntó que la disposición de armas, municiones, pertrechos médicos y de alimentos para la incursión militar se debió, en gran medida, a la labor de recaudación impuesta por Maceo Grajales a los hacendados de la región oriental durante la campaña, a quienes obligó a contribuir financieramente con la Revolución.

Fernández Carcassés resaltó los resultados de la columna invasora que, con poco más de cuatro mil hombres enfrentó a casi 250 mil soldados enemigos y atravesó un archipiélago largo y estrecho, donde las huestes españolas dominaban las vías de comunicación.

Para destacar la grandeza del suceso, el historiador refirió las palabras de la intelectual Graziella Pogolotti cuando expresó: «en su marcha de Oriente hacia Occidente durante la Guerra del 95, el Ejército mambí se convirtió en fuerza unificadora del país, rompió así la dramática fragmentación que lastró la gesta de los Diez Años, y el concepto de patria adquirió su dimensión completa en tanto columna vertebral de una historia en común».

Deja una respuesta