Reorganizan actividad del transporte para hacer cumplir medidas de aislamiento social

Santiago de Cuba 15 abr.- Desde el pasado sábado comenzaron a aplicarse en Santiago de Cuba un conjunto de medidas en el sector del transporte para restringir el movimiento de personas y minimizar el riesgo de propagación del nuevo coronavirus SARS CoV-2, a partir del comienzo de la fase de transmisión autóctona limitada en el país.

Según explicó ante las cámaras del canal Tele Turquino el ingeniero Jaime Codorniú Furet, delegado del Ministerio del Transporte en este suroriental territorio, “ahora se agudiza la situación y se ha decidido paralizar todo tipo de transporte público: ferroviario, aéreo, automotor, humano (bicitaxis) y de tracción animal; tanto en la parte intermunicipal, urbana, suburbana y rural».

El directivo dijo que a esto se suma el cese de la actividad en los puntos de embarque, lo cual evita aglomeraciones tanto en paradas como dentro de los vehículos. “Esto no quiere decir que se detienen las transportaciones imprescindibles», dijo.

Resaltó que las medidas no comprenden medios utilizados para la carga y descarga de mercancías. Para su circulación no requieren de identificación adicional ni tampoco los restantes medios pertenecientes a personas naturales y jurídicas, los cuales deben cumplir las regulaciones aprobadas hasta ahora para no propagar la epidemia: el uso del nasobuco, la desinfección de puertas, asientos y neumáticos; así como mantener las distancias entre pasajeros.

jaimedayronRespondiendo una de las dudas más comunes de la población, encaminada fundamentalmente a la circulación de las motos, Codorniú subrayó que este servicio también se encuentra detenido, a excepción de aquellos medios que cuenten con asientos a un costado (sidecar).

“Se ha buscado otra alternativa para la movilidad imprescindible, por ejemplo, los trabajadores que se transportaban en los ómnibus públicos. Para eso todas las entidades están realizando contratos con Transporte y se convierten los medios públicos en de obreros”, el directivo precisó que ya son 74 las empresas que se han acogido a esta modalidad.

“Cada entidad primero debe hacer una revisión de su plantilla, según ha sido indicado por el Consejo de Defensa Provincial (CDP), porque las personas de riesgo tienen que aislarse en sus casas, dejar solo a los imprescindibles y evaluar luego los vehículos con que cuenta la institución para organizar por sí misma la transportación de su personal. Si esto no es posible se le hace la demanda a la Empresa Provincial de Transporte», acotó.

Asimismo se mantienen las piqueras de taxis en los hospitales para el traslado de las altas médicas hacia sus domicilios, así como a los más de 400 santiagueros necesitados de hemodiálisis. De igual forma funciona el parque vehicular que cubre los servicios necrológicos, los que se encuentran moviendo a los sospechosos de la Covid-19 a los centros de aislamiento, y a cada policlínico ha sido asignado un taxi para atender sus actividades vitales.

Casi al final de su intervención, Codorniú resaltó el apoyo del sector particular y sentenció que se han suspendido todas las licencias que autorizaban la transportación de pasajeros. “A consideración del CDP se podrá evaluar la apertura del servicio en dependencia de las necesidades que posea la provincia”, concluyó.

Deja una respuesta