San Pedrito, fruto de la Revolución, orgullo santiaguero

Santiago de Cuba, 13 de oct.- La conocida barriada de San Pedrito, en la ciudad de Santiago de Cuba, se transforma por día, edificios con novedosos y prácticos diseños se construyen para beneficiar a numerosas familias, motivo de orgullo de los nativos en esta heroica tierra oriental.

A la vista de los santiagueros se levanta realmente un nuevo San Pedrito que hace olvidar a aquel sitio de antaño, donde ocurrían lamentables inundaciones cuando llovía y prevalecía la precariedad de sus viviendas.

Es la obra de la Revolución que fructifica por doquier, es la realización del Programa del Moncada, cuando el 26 de julio de 1953 un grupo de corajudos jóvenes asaltaron la segunda fortaleza militar del país para barrer los males y construir un mejor país para todos.

La estampa que refleja actualmente esa zona del municipio cabecera de la provincia de Santiago de Cuba es, sobre todo, fruto del interés estatal por mejorar cada día la calidad de vida del pueblo y de la fehaciente evidencia de que la Revolución nunca deja desamparado a sus hijos.

Desde hace varios años se trabaja en un proyecto de desarrollo local que ha tocado las fibras más sensibles del alma de la gente ya que apunta hacia el bienestar del pueblo, principal riqueza con que cuenta el archipiélago cubano.

San Pedrito es expresión del legítimo derecho de cada ser humano a tener una vivienda decorosa, esbozado con valentía por el joven abogado Fidel Castro en su alegato La historia me absolverá, donde denunció las pésimas condiciones en que vivía la mayoría de los cubanos.

Tan lógica aspiración también está plasmada en el Proyecto de Constitución que ahora es motivo de consulta popular en toda Cuba, el cual en el Capítulo III, Artículo 82, reconoce el derecho de las personas a una vivienda digna, y que se trabaja para hacerlo efectivo,  en correspondencia con el ordenamiento territorial y urbano y las leyes.

 Julia Mustelier, una de las beneficiadas con un cómodo inmueble en San Pedrito, manifiesta con pocas palabras su sentir: Me han cambiado el alma, el corazón, la vida, estoy agradecida e inmensamente feliz.

El panorama de confortables edificios se completa con una infraestructura bien concebida de unidades de prestación de variados servicios, viales, jardinería, entre otras ventajas que dan un toque de belleza a esa barriada. 

Tan noble proyecto no da tregua, con nuevas viviendas y otras obras que favorecen a otras familias necesitadas y al entorno, y la motivación es muy especial: saludar el aniversario 60 del triunfo de la Revolución cubana, el venidero Primero de Enero, con más inmuebles y renovadas alegrías en el rostro de sus moradores.

A pesar de las agotadoras jornadas de trabajo, tampoco ocultan su satisfacción los constructores protagonistas de estas transformaciones que provocan tanta felicidad en los pobladores.

 Como el joven ingeniero, Félix Sarmiento, quien no imaginó  que recién graduado le confiaran una tarea de tal magnitud, su gran oportunidad de aplicar los conocimientos adquiridos, de ser útil en una obra tan sensible para el bienestar de las personas, lo cual constituye su mayor estímulo.  

Las familias disfrutan de los servicios de cremería, floristería, combinado deportivo, entre otras instalaciones, y los viejos sueños se convierten en hermosa realidad.

Por:Aída Quintero Dip.

Deja una respuesta